Dos ataques terroristas a las afueras del aeropuerto de Kabul provocan una masacre

·4 min de lectura
Un equipo médico atiende a un herido tras el atentado. (Photo by Wakil KOHSAR / AFP) (Photo by WAKIL KOHSAR/AFP via Getty Images)
Un equipo médico atiende a un herido tras el atentado. (Photo by Wakil KOHSAR / AFP) (Photo by WAKIL KOHSAR/AFP via Getty Images)

Al menos 60 personas han muerto y multitud de víctimas han resultado heridas en dos explosiones fuera del aeropuerto de Kabul, donde miles de ciudadanos afganos se encontraban aglomerados intentando salir del país en los vuelos de evacuación internacionales antes de la fecha límite del 31 de agosto. Detras de los ataques no hay aún autoría confirmada, pero se sospecha que podría estar el Estado Islámico de Afganistán, independiente de los talibanes.

El principal portavoz de los talibanes, Zabihulla Mujahid, aseguró también que más de 50 personas resultaron heridas y fueron trasladadas a los hospitales más próximos. Entre las víctimas hay al menos cuatro marines estadounidenses.

La primera de las explosiones tuvo lugar a las 18.24 horas de Kabul, cerca de una de las puertas del aeropuerto de Kabul, 

Medios locales difundieron imágenes del lugar en las que pueden verse varios cuerpos sin vida en el lugar del atentado, además de heridos siendo trasladados a hospitales, tras lo que aseguran que al menos el primero fue un estallido de gran potencia. El portavoz del Pentágono, John Kirby, confirmó que hay estadounidenses entre las víctimas en un "ataque complejo" de dos explosiones.

De acuerdo con el portavoz, la segunda de las explosiones ocurrió cerca del Hotel Baron de la capital afgana, cerca de la puerta Abbey del aeródromo. Este sería el primer atentado que tiene lugar en la capital afgana desde que los talibanes tomaron el control del país el pasado 15 de agosto.

Este jueves tanto Estados Unidos como el Reino Unido habían elevado el nivel de alerta en el lugar diciendo que habían recibido informes sobre un posible ataque. De hecho, son varias naciones occidentales las que han advertido sobre la posibilidad de atentados en el lugar.

Durante la noche, autoridades occidentales habían emitido nuevas advertencias sobre una posible amenaza de la filial afgana del grupo extremista Estado Islámico, que probablemente ha visto crecer sus filas después de que los talibanes liberasen presos en diferentes puntos del país.

El secretario de Estado británico de las Fuerzas Armadas, James Heappey, dijo esta mañana que existía una amenaza terrorista “muy seria” e “inminente” en el aeropuerto de Kabul y que por ello han recomendado a sus ciudadanos no acercarse a la zona.

“Las informaciones recogidas a lo largo de la semana son cada vez más serias: hacen referencia a una amenaza inminente y grave”, dijo Heappey. “Se trata de una amenaza muy seria, inminente”, insistió.

Miles de afganos llevan días aglomerados en el aeropuerto tratando de salir del país después de que Estados Unidos retirara sus fuerzas y el régimen Talibán tomara el poder. 

¿Qué es el Estado Islámico-Khorasan?

Meses después de que EI declarara un califato en Irak y Siria en 2014, excombatientens talibanes paquistaníes se unieron a los militantes en Afganistán para formar un capítulo regional y juraron lealtad al entonces líder de Estado Islámico, Abu Bakr al-Baghdadi.

La filial tomó el nombre de Estado Islámico Khorasan (EI-K), por el nombre histórico de la región que incluye partes de lo que actualmente es Pakistán, Irán, Afganistán y Asia Central.

El grupo fue reconocido formalmente por la dirigencia central de EI al año siguiente de que se instaló en el noreste de Afganistán, en las provincias de Kunar, Nangarhar y Nuristán. También estableció células en otras partes de Paquistán y Afganistán, incluyendo Kabul, según monitores de la ONU.

Las últimas estimaciones de su fuerza varían de miles de combatientes activos hasta 500, según un informe del Consejo de Seguridad de la ONU divulgado en julio.

¿Qué tipo de ataques realiza?

El EI-K reivindicó algunos de los ataques más mortíferos de los últimos años en el Afganistán y Paquistán. Masacró civiles en ambos países en mezquitas, santuarios, plazas y hospitales.

El grupo, sunita extremista (como los talibanes y Al-Qaeda), atacó sobre todo a musulmanes que considera herejes, en particular a los chiitas.

En agosto de 2019, reivindicó un atentado contra los chiitas en una boda en Kabul, en la que murieron 91 personas.

Se sospecha que perpetró en mayo de 2020 un ataque que estremeció al mundo, cuando hombres armados abrieron fuego en la maternidad de un barrio mayoritariamente chiita de Kabul, donde mataron a 25 personas, entre ellas 16 madres y recién nacidos.

En las provincias en las que se implantó, su presencia dejó profundas huellas. Sus hombres mataron a tiros, decapitaron, torturaron y aterrorizaron a los aldeanos y dejaron minas por todas partes.

Más allá de los bombardeos y masacres, EI-K no logró controlar algún territorio en la región, y sufrió grandes pérdidas en las operaciones militares talibanas y estadounidenses.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente