El regatista francés Yannick Bestaven, vencedor de la Vendée Globe 2020

Sabine COLPART y Fanny ANDRE
·3 min de lectura

El regatista francés Yannick Bestaven cruzó el jueves la línea de meta de la Vendée Globe en tercera posición pero fue declarado vencedor de la prestigiosa regata alrededor del mundo en solitario gracias a las bonificaciones que obtuvo por haber socorrido a su competidor Kevin Escoffier.

La novena edición de esta dura regata se dirimió en las últimas horas, en un escenario inédito.

Todo empezó a las 20h35 (19H35 GMT) cuando Charlie Dalin (Apivia) cruzó el primero la línea de meta en las costas de Sables D'Olonne, (oeste de Francia), rodeado de un ejército de barcos de color rojo, verde y azul.

Sin embargo, el marino normando, que estuvo a la cabeza de la clasificación durante más del 60% del recorrido a bordo de su barco de última generación, no fue el vencedor de la Vendée Globe 2020.

Para ello hubo que esperar a que otros dos competidores, el alemán Boris Herrmann (SeaExplorer-Yacht Club de Mónaco) y Bestaven (Maître Coq IV) cruzaran también la meta.

Los dos navegantes tenían bonificaciones de tiempo por haber socorrido a un competidor naufragado, Kevin Escoffier, el 30 de noviembre.

Las bonificaciones -seis horas para Herrmann y 10 horas y quince minutos para Bestaven, solo se podían tener en cuenta cuando llegaran a meta, lo que llevó el suspense ya que los cinco primeros estaban muy cerca.

Pero una media hora después de la llegada de Dalin, Herrmann, que hubiera podido ser el vencedor, colisionó contra un barco de pesca, a 160 km de la meta. Esto fue el fin para el navegante alemán, que terminaba su periplo con mucho retraso, dejando la victoria a Bestaven.

- Sin público -

A falta de público, ha sido recibido por fuegos artificiales.

Dalin tardó 80 días, 6 horas, 15 minutos y 47 segundos en dar la vuelta al mundo, cuatro horas menos que Louis Burton (Bureau Vallée 2). Los dos han terminado segundo y tercero respectivamente.

Bestaven, que participaba por segunda vez en esta exigente regata, llegó 7 horas, 53 minutos y 59 segundos después de Dalin.

"Es completamente normal que aquellos que se desviaron (por el rescate) reciban bonificaciones, después no sé si esto va a cambiar algo o no", admitió Dalin.

"Es realmente una carrera mágica (...) Son tantas las emociones, emociones increíbles y de una fuerza que nunca antes había sentido", declaró Dalin a su llegada.

El pasado 1 de diciembre, Herrmann y Bestaven, así como otros regatistas, acudieron al rescate de Scoffier (PRB), quien naufragó cuando era tercero en la regata frente a las costas del cabo de Buena Esperanza, en el Atlántico, en el límite con el Índico, una zona de fuertes vientos y oleaje.

Finalmente fue otro participante, el también francés Jean Le Cam (Yes We Cam), quien pudo rescatar al náufrago.

En ninguna de las ocho anteriores ediciones de esta prueba que se celebra cada cuatro años se había dado un final tan apretado.

También es inédito el hecho de que los participantes lleguen al canal de Sables d'Olonne sin público como consecuencia de las restricciones por la crisis sanitaria.

Habitualmente son miles de personas las que reciben a los participantes. Solo 300 voluntarios de la regata, debidamente distanciados y protegidos con máscaras, han sido autorizados a dar la bienvenida a los regatistas.

El 8 de noviembre, 33 regatistas tomaron parte en la salida, de los que ocho han abandonado a lo largo de una carrera marcada por una meteorología difícil que hizo imposible batir el récord de la prueba, establecido en 2017 por el francés Armel Le Cléac'h con 74 días y tres horas.

faa-sc/fbr/mcd/dr/af/lda