Se refuerza la protección de 54 especies de tiburones contra el comercio ilegal

54 especies de tiburones tendrán un mayor nivel de protección (el Apéndice II de la Cites para especies que no se encuentran necesariamente amenazadas de extinción pero podrían llegar a estarlo), según la propuesta aprobada en la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres CoP19, que se acaba de celebrar en Panamá, como destaca el ministro de Medio Ambiente panameño, Milciades Concepción.

"Lo que es importantísimo para el ecosistema marino y para el equilibrio ecológico del planeta Tierra, los tiburones estaban siendo exterminados, muchas de sus familias, y ya muchos estaban en vías de extinción", dice Concepción.

Como en peligro de extinción están algunas de estas ranas a pesar de que la legislación panameña es muy estricta, castigando la posesión de animales salvajes.

No obstante, está autorizada la cría de determinados anfibios y reptiles para su comercialización como explica el propietario de la empresa, Natural Tanks, Samuel Sucre.

En su opinión el peligro es el tráfico ilegal.

"Los que quieren vender estas ranas en el extranjero, van a las comunidades rurales que son extremadamente pobres, donde la gente vive con menos de un dólar al día, y les ofrecen cincuenta centavos o un dólar por una rana", comenta Sucre.

El Gobierno panameño que vigila estrechamente todas estas actividades ha cerrado algunos "criaderos fantasma".

Mientras, en el bosque tropical ribereño del Canal de Panamá gestiona un refugio de rehabilitación de la fauna silvestre. Su objetivo es devolver a la vida salvaje a los animales que como, estos monos, tucanes o felinos son decomisados por las autoridades.

La bióloga del centro Cándida Somarriba explica, por ejemplo, que este felino era la mascota de una familia

"Cuando fue decomisado era una cría, entonces con este animal, tenemos un poco más de un año, porque con los felinos sí, tenemos que mantenerlos durante un tiempo más prolongado de rehabilitación porque ellos aproximadamente duran con su madre aproximadamente como dos años", precisa Somarriba.

Según los datos oficiales hasta septiembre de este año se han registrado 19 casos de tráfico de especies silvestres, y 14 casos de especies protegidas o en peligro de extinción.