Las redes sociales llevan nuevos inversores a los mercados

Manuel Romera, Director Sector Financiero de IE Business School, IE University
·6 min de lectura
<span class="caption">Iconos de las aplicaciones de _Robinhood_ y _Reddit_.</span> <span class="attribution"><a class="link rapid-noclick-resp" href="https://www.shutterstock.com/es/image-photo/san-francisco-california-usa-january-30-1905500932" rel="nofollow noopener" target="_blank" data-ylk="slk:Shutterstock / Hanson-Leung">Shutterstock / Hanson-Leung</a></span>
Iconos de las aplicaciones de _Robinhood_ y _Reddit_. Shutterstock / Hanson-Leung

La irrupción en los mercados financieros de los usuarios de la red social Reddit (los foreros) ha generado un cambio de paradigma y de funcionamiento en las Bolsas del mundo entero. En las últimas semanas, estos nuevos inversores se han convertido en un actor de enorme influencia en la evolución de las cotizaciones de los activos negociados en los mercados financieros.

Han demostrado su capacidad de derrocar, al menos temporalmente, a los todopoderosos fondos de alto riesgo, o fondos de gestión alternativa, que hasta ahora habían sido los grandes especuladores de la Bolsa. Y esto está generando una auténtica revolución en la operativa de los mercados.

La realidad que tenemos que comprender es que el mundo bursátil es cada vez más volátil y esa volatilidad genera pánico por las grandes ganancias o grandes pérdidas generadas por las fluctuaciones extremas de los precios.

El juego de la Bolsa

Los fondos de alto riesgo (denominados hedge funds en inglés) suelen invertir en operaciones cortas o bajistas apostando por la caída del precio de un valor bursátil, con la expectativa de ganar mucho dinero a su costa. Además, los fondos utilizan el apalancamiento endeudándose a bajo coste para maximizar el beneficio. Son operaciones de riesgo que proporcionan grandes rentabilidades en muy poco tiempo (y ganan más cuanto más bajan en Bolsa los valores en los que invierten).

Las redes sociales e internet han venido a complicar la vida a estos fondos, mostrándose como un gran oponente. Cuando cientos de inversores del foro Reddit decidieron comprar un valor como GameStop, que los fondos consideraban sobrevalorado, lo hicieron subir a la velocidad del rayo, barriendo literalmente el inmenso poder de Wall Street y sus hedge funds. Así, provocaron pérdidas importantes a esas entidades, que hasta ahora se consideraban imbatibles en la generación de tendencias de venta de valores.

Las operaciones foreras han generado volatilidades tremendas en las acciones de Gamestop, AMC Entertainment, Blackberry, Nokia e incluso Bitcoin. En el caso de Gamestop, fueron capaces de hacer subir la acción hasta un 1nbsp;500% en dos semanas para bajar luego un 80% su cotización. Pocas cosas hay tan fuertes como una corriente de opinión circulando en una red social, con influencers financieros que, con más o menos razón técnica, deciden tomar decisiones de compra o venta.

La importancia del análisis fundamental

Pero antes de discutir si esa volatilidad es apropiada o no, hay que pensar que las Bolsas existen para negociar la propiedad de acciones y activos financieros, y que eso se hace de acuerdo a lo que los compradores y vendedores piensan que valen las acciones que se negocian en esos mercados. Es decir, para que una acción suba o baje solo se necesita que haya más compras que ventas o más ventas que compras, sin que necesariamente haya detrás un concienzudo análisis de las valoraciones de las acciones en cuestión.

Eso vale para las redes sociales y para los brokers de Wall Street, que muchas veces generan tendencias por lo que parece y no por lo que es. Una cosa son las empresas y otra los mercados donde cotizan, ahora con más actores gracias a la información que circula en internet, tan a la mano y generalizada.

De hecho, la volatilidad en sí no es mala, más bien genera oportunidades para los expertos que, a partir de análisis fundamentales (estados financieros, ratios, valoraciones…), es decir, por conocimiento profundo de los negocios y números de las compañías, son capaces de comprar barato o vender caro. El mercado a largo plazo les dará la razón, ya que a corto plazo los mercados se comportan como auténticos ciclotímicos en subidas y bajadas rápidas y solo como expresión de la oferta y demanda de valores, mientras que, a largo plazo, se comportan de manera racional, poniendo los precios en su justa valoración, atendiendo a lo que producen esas acciones por beneficios y flujos de caja. Ese es el método de los grandes gurús de la inversión, como el todopoderoso y archimillonario, Warren Buffett.

La gran diferencia entre unos y otros es el plazo que cada uno tiene en la cabeza. El inversor a largo plazo piensa en los fundamentales y calcula su ganancia a años vista. El especulador a corto plazo se sube en la ola de la tendencia rabiosa de cada día e intenta acompañar a los compradores o vendedores que más fuerza tienen. Y muchos consideran que las redes sociales son el todopoderoso nuevo actor en el corto plazo.

Ayer eran barandilleros hoy son foreros

En mis comienzos en los mercados financieros, había barandilleros, mirones que, en la sede de la Bolsa de Madrid, en la Plaza de la Lealtad, dedicaban su tiempo a intentar mezclarse con los brokers desde la barandilla del parqué del recinto de negociación.

¿Su intención? Intentar especular con los chicharros, valores parecidos a los que son considerados hoy día para las especulaciones bajistas. O sea, valores no muy seguidos por los analistas y de no mucha capitalización y negociación que, debido a su menor tamaño, podían generar con poco dinero en compra o venta movimientos muy acusados y con ello grandes ganancias en un solo día. La cuestión era captar en los comentarios de corrillo lo que los brokers iban a negociar.

Es como hoy, lo único que ha cambiado es que ahora se hace en mercados de negociación online y los barandilleros son los usuarios de redes sociales, que comparten opiniones, comentarios y en cierta medida análisis sobre acciones de las empresas que siguen.

Entre las compañías españolas seguidas por los foreros podríamos destacar Tubacex, PharmaMar, Zeltia, Banco Sabadell, IAG, Duro Felguera, Urbas, Berkeley, Nyesa, Facephi, Airficial, Pesacanova, OHL, Soltec, Audax, Oryzon, Ezentis o incluso la plata. Algunos de los foros de internet específicos de estos valores tienen 3 000 o 4 000 mensajes al día, con comentarios en exclusiva de un valor. Viéndolos, se echa de menos un poco más de análisis de la información contable-financiera de las compañías. En esos corrillos falta el sentido común numérico y real del funcionamiento de las empresas y sobran especulaciones sobre la propia especulación del mercado sobre esos valores.

Las SPAC (Special Purpose Acquisition Company), todavía no operativas en España pero de un éxito fulgurante en EEUU, son un vehículo de inversión que reúne a inversores para la compra de empresas. Las SPAC están abiertas a todo tipo de inversores, lo que dará más liquidez y profundidad a los mercados bursátiles y financieros, evaluando de nuevo que compañías están baratas en los mercados. De hecho, hay tanto interés por parte de los inversores, que ninguna de las últimas 140 salidas a bolsa de SPAC ha empezado con caídas en su primera sesión de cotización en Estados Unidos.

¿Se debe cerrar el paso a los nuevos inversores?

La SEC, el supervisor norteamericano de los mercados, se equivocó claramente cuando, hace una semana, decidió restringir las actividades de Robinhood, una de las plataformas de bolsa sin comisiones utilizadas por los foreros. Aunque posteriormente dio marcha atrás (de manera limitada) a esa decisión, no se le pueden poner puertas al campo. En el mercado hay que perseguir la falsedad de información o la información privilegiada y no el hecho de que los compradores puedan comprar y los vendedores puedan vender, esa es la libertad en la que se basan las economías de mercado.

Este artículo fue publicado originalmente en The Conversation. Lea el original.

Manuel Romera no recibe salario, ni ejerce labores de consultoría, ni posee acciones, ni recibe financiación de ninguna compañía u organización que pueda obtener beneficio de este artículo, y ha declarado carecer de vínculos relevantes más allá del cargo académico citado.