Estudiantes salen a la calle contra Castells y no renuncian a más protestas

·6 min de lectura

Madrid, 18 nov (EFE).- Estudiantes de numerosas ciudades españolas se han manifestado contra las reformas impulsadas por el ministro de Universidades, Manuel Castells, un día después de aprobarse la Ley de Convivencia para los campus y la negativa este jueves de los rectores a emitir un informe preceptivo sobre la Ley Orgánica del Sistema Universitario (LOSU).

Las concentraciones han sido seguidas muy de cerca desde el ministerio de Castells para escuchar las reivindicaciones, según fuentes de Universidades, que han destacado que se ha desarrollado un diálogo constante desde hace más de un año para elaborar una norma que "mejora el sistema, especialmente para el estudiantado".

Estas fuentes han destacado a Efe la importancia de las opiniones de los estudiantes, "una comunidad que para este ministerio es fundamental. Incluyendo las movilizaciones, por supuesto".

CONVOCANTES SATISFECHOS

Las concentraciones y paros han tenido lugar en veinte ciudades de doce comunidades autónomas, en donde "más de un 50 % del estudiantado ha seguido la huelga y las protestas han rondado entre las 40 y las 400 personas, con la excepción de Sevilla en las que han sido unas 2.000 personas", ha explicado a Efe un portavoz de CREUP.

"Estamos satisfechos con las movilizaciones, sobre todo con la poca antelación que hemos tenido para trabajar. Nos planteábamos esto como un inicio simbólico de un ciclo de protestas y vamos a continuar si la situación sigue como hasta ahora", ha añadido.

El "parón académico" se ha desarrollado de modo distinto en función de las universidades, por ejemplo en la de Cartagena (Murcia) ha tenido lugar en una determinada franja horaria y en la de Extremadura ha sido todo el día.

Según el portavoz, Castells no ha respetado el consenso previo que había en torno a la Ley de Convivencia y con la LOSU "se prevé que pueda pasar lo mismo, contando con el agravante que con esta ley no hay acuerdo y que los estudiantes emitieron el lunes un informe preceptivo negativo".

CONCENTRACIONES TRAS LA APROBACIÓN DEL PROYECTO DE LEY DE CONVIVENCIA

Las manifestaciones se producen un día después de que la Comisión de Universidades del Congreso aprobara el proyecto de Ley de Convivencia Universitaria, tras el pacto alcanzado entre ERC, PSOE, PNV y Podemos, por la que se elimina la mediación como método prioritario para resolver los conflictos.

La queja, tanto por parte de los estudiantes como de los rectores, es que la norma aprobada cambia sustancialmente lo acordado tras meses de negociaciones.

La comunidad educativa apostaba por una ley que priorizara la mediación en lugar de por un modelo sancionador que no mejora el reglamento de 1954, a pesar de que el ministro de Universidades insiste en que se deroga una norma franquista de 1954 y permite que los conflictos se resuelvan conforme a los principios democráticos.

Los universitarios también rechazan la LOSU al considerar que merma su representación en la universidad. Este jueves, los rectores se han negado a emitir en el Consejo de Universidades -presidido por Castells- un informe sobre el proyecto de Ley Orgánica del Sistema Universitario.

El presidente de Crue Universidades Españolas, José Carlos Gómez Villamandos, ha planteado que la redacción del informe preceptivo se posponga a la siguiente sesión del órgano consultivo, en la que se espera disponer de un texto concluyente. No se trata de "tener una ley a toda costa", sino de consensuar una "buena ley que acerque a las universidades españolas a Europa y las haga más competitivas".

El estudiantado también rechaza la LOSU al entender que merma su representación en los órganos de decisión de los campus.

PANCARTAS CONTRA LA LOSU

Durante las manifestaciones, las primeras que se convocan contra Castells, los universitarios han exhibido grandes pancartas en las que se podía leer “En defensa de la universidad que nos merecemos”, "Por una universidad pública, democrática y de calidad", "Por la universidad que queremos" o "No a la LOSU, no a la LCU".

En la Facultad de Letras y Filosofía de la Universidad de Granada, los estudiantes han colocado un féretro en el vestíbulo para escenificar "el asesinato de la educación pública" a manos del ministerio, otros centros han sido "empapelados" con pasquines y en universidades como la Complutense y la Autónoma de Madrid apenas se ha notado el parón académico, pero la protesta se ha centralizado por la tarde en la capital.

La protesta ha sido convocada por la Coordinadora de Representantes de Estudiantes de las Universidades Públicas (Creup) y ha contado con el apoyo de Estudiantes en Movimiento, Frente de Estudiantes y el Consejo de Estudiantes Universitario del Estado, entre otros.

Las manifestaciones han tenido lugar en ciudades como Bilbao, Madrid, Valencia, Murcia, Badajoz, Cáceres, Pamplona, Barcelona y Logroño, Pamplona, Valladolid, Burgos, Salamanca y León.

La de Madrid ha elegido el Congreso de los Diputados para escenificar su protesta en la que la mayoría de las pancartas iban dirigidas al ministro de Universidades con lemas como "Castells criminaliza la protesta estudiantil", "Castells escucha, la uni está en lucha" o "Policía para qué si tenemos a Castells"

En Castilla y León, el coordinador en Valladolid del Frente de Estudiantes, Jorge Alonso, ha explicado a Efe que la Ley de Convivencia "intenta limitar la capacidad del alumnado de opinar y protestar, a este paso no se va a poder protestar contra la propia universidad porque te pueden echar".

También los alumnos de la Universidad Pública de Navarra se han concentrado para protestar contra las dos reformas de Castells.

En la concentración celebrada en la UPNA, convocada por Ikasleak Martxan Nafarroa, Frente de Estudiantes y Creup, se ha portado una pancarta con el lema "Jornada de protesta estudiantil. No a la LOSU, no a la LCU, por una universidad pública, democrática y de calidad", y se han coreado consignas como "Castell, escucha, la uni está en lucha" o "Estudiar es un derecho, no un privilegio".

En un comunicado leído en la concentración, los estudiantes aseguran que "la universidad pública está en juego", ya que la LOSU y la LCU "culminan una reforma elitista".

También reclaman "una universidad que escuche al estudiantado" y consideran que "el colectivo mayoritario de la universidad debe tener representatividad y poder determinantes en la toma de decisiones".

En Valencia, un centenar de jóvenes se han concentrado frente a la sede de la Delegación del Gobierno para oponerse a unas reformas que, a su juicio, privatizan la educación superior y aumentan la represión contra los estudiantes.

Según ha explicado a Efe una de las portavoces del Frente Estudiantil Unificado de Valencia, Sofía B., "se pretende actualizar la Ley de Convivencia de forma abusiva y represiva para los estudiantes de clase trabajadora".

El sindicato CSIF ha expresado este jueves su preocupación por los "cambios inaceptables" introducidos en la futura Ley de Convivencia Universitaria y advierte de que las enmiendas "dinamitarán" la posibilidad de un marco común para el sistema universitario en España.

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente