Reclaman justicia y reparación para los asesinados por el Ejército en Colombia

·1 min de lectura

Es el Encuentro por la Verdad de Colombia, un acto para honrar a las 6402 víctimas asesinadas por el Ejército del país durante el conflicto armado con las FARC. Eran jóvenes inocentes al margen del conflicto que fueron liquidados por aquellos soldados que querían conseguir favores, premios y ascensos.

Martha Ceballos relata como mataron a su hermano:"Mi hermano era Fabian Ceballos, tenia 26 años cuando fue asesinado por miembros del ejercito del grupo Cabal de Ipiales y el grupo paramilitar bloque Libertadores del sur el 3 de noviembre del 2000 en Ipiales, Nariño (sur de Colombia, frontera con Ecuador). Lo asesinaron de 22 tiros y 20 años después su familia seguimos exigiendo justicia, verdad y reparación."

El acto también es para reconocer esa resistencia, valor y coraje de las familias de las víctimas que tuvieron que luchar durante años contra la indefensión y el miedo. Se han tenido que enfrentar a todo un aparato del estado que ha negado los hechos.

Carlos Martín Beristain, comisario de la Comisión de la Verdad señala: "La impunidad ha sido un factor clave en estos casos y ha hecho que muchas victimas en el propio país hayan sufrido amenazas, persecución por denunciar y otras hayan tenido que huir del país para defender sus vidas."

El acto se ha celebrado después de que la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP) -la justicia especial surgida del acuerdo de paz con las FARC- considerase que estos asesinatos fueron "crímenes de guerra y de lesa humanidad" en los que hubo "patrones de macrocriminalidad" en el actuar de las fuerzas armadas.

Para el Ejército las víctimas solo eran números, vacaciones y premios pero para nosotros eran todo lo contrario. Eran personas con proyectos de vida. Hoy alzamos la voz para pedir verdad y justicia", aseguró Astrid Sanabria, la representante de víctimas del departamento de Casanare (este).

La magistrada de la JEP Catalina Díaz, quien participó en el evento de Cali, aseguró que "la cifra de 6.402 casos nos aterró" porque "no son solo cifras, son historias de vida que se fueron", y se mostró determinada a "imputar responsabilidades y dejar claro que esto ocurrió en toda Colombia".

"Hechos atroces como las ejecuciones extrajudiciales marcan de manera indeleble a las personas victimizadas, a sus seres queridos, manchan la vida institucional de la nación y dejan una huella de dolor en toda la sociedad", aseveró por su parte el representante adjunto de la Oficina de Derechos Humanos de la ONU en Colombia, Juan Carlos Monge

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente