¿Qué hay detrás del rechazo de Europa al ingreso de alimentos peruanos?

·Periodista
·4 min de lectura

Los controles europeos han detectado en los últimos meses la presencia de sustancias químicas y metales pesados en cargamentos de aguacate, ají, bananas y espárragos provenientes de Perú. El caso recuerda denuncias sobre control de plaguicidas y tóxicos en el país andino

Aguacates procedentes de Piura, Perú, de venta en la calle (Photo by Christian Ender/Getty Images)
Aguacates procedentes de Piura, Perú, de venta en la calle (Photo by Christian Ender/Getty Images)

Cargamentos de aguacate, ají, bananas y espárragos verdes exportados desde Perú han sido rechazados por la Unión Europea en lo que va de 2022 ¿La razón? Se han detectado la presencia de metales pesados y pesticidas por niveles mayores a los permitidos, según informa el Sistema de Alerta Rápida para Alimentos y Piensos (RASFF) de la UE.

La mayor alarma se dispara por la alta presencia de Cadmio, un metal pesado cuyo consumo puede tener efectos cancerígenos y promover una disfunción renal. Sólo en marzo España advirtió de la presencia de este contaminante en un lote de ají amarillo congelado, mientras Holanda acusó la recepción de aguacates contaminados.

En el caso de las paltas, proceden de la región de Lambayeque, según confirmó después el Servicio Nacional de Sanidad Agraria de Perú. Tras la denuncia de la UE, las autoridades peruanas han dicho que tomarán medidas inmediatas para evitar nuevos casos. Justificaron –reseñó la agencia noticias Andina– que los metales pesados como el cadmio, son elementos químicos que se consiguen con facilidad en los suelos fertilizados por los agricultores.

El caso no es nuevo. Solo en 2021, Perú recibió al menos seis alertas “serias” por parte de la RASFF. Ya en julio Holanda había emitido una advertencia por la llegada de aguacate importado del país suramericano con “exceso” de cadmio. A eso, también hay que incluir otros 11 cargamentos que fueron cuestionados por la presencia de ciertos pesticidas, pero finalmente se comprobó que la cantidad presente no era peligrosa para el consumo humano.

Otras sustancias

Las evaluaciones europeas también detectaron el año pasado cargamentos provenientes de Perú con Aflatoxinas, unas toxinas vinculadas a la aparición del cáncer de hígado que se reproducen con facilidad en el maíz y los frutos secos; Procloraz, un fungicida que ayuda a controlar la proliferación de hongos pero en grandes cantidades puede ser un disruptor endocrino para el ser humano; Clorpirifos, insecticida agrícola con efectos cancerígenos; y Plomo, altamente tóxico para las personas.

Un trabajador cortando y lavando una 'mano' de banana en Piura, Perú (Photo by Christian Ender/Getty Images)
Un trabajador cortando y lavando una 'mano' de banana en Piura, Perú (Photo by Christian Ender/Getty Images)

En estos cargamentos enviados desde Perú llegaban a Europa Nueces de Brasil, frijoles negros, mangos y chocolate. Incluso, España también alertó sobre la importación de harina de maíz morada con valores de fumonisinas por encima del porcentaje máximo establecido. Esta toxina impacta especialmente en animales.

En el caso del Cadmio, por ejemplo, los Centro para el Control de Enfermedades de EEUU ha advertido que su proliferación en el ambiente se produce durante la extracción y refinación de metales no ferrosos, la manufactura y aplicación de abonos de fosfato, el uso de combustibles fósiles y la quema de basura.

Cadmio ante la CIDH

El uso del cadmio en la agricultura peruana ha sido cuestionado abiertamente por la UE, que en 2019 limitó la cantidad de gramos que podían estar presentes en los alimentos sin que implicase un riesgo para el consumo humano. "Dimos un período de adaptación (a la norma sanitaria), particularmente largo, de cuatro años. La UE no suele tener períodos tan largos (para la adaptación de sus disposiciones)", advirtió en 2018 el entonces embajador europeo en Perú, Diego Mellado, en un reportaje que publicó Gestión.

Los efectos de estos contaminantes, sin embargo, van más allá. Perú tiene una denuncia ante Corte Interamericana de Derechos Humanos por la falta de protección de los ciudadanos, que introdujeron en octubre de 2021 varias ONG conformadas por peruanos que viven con plomo, cadmio y otras sustancias tóxicas en su cuerpo. Se trata de al menos 10 millones de personas, según los cálculos de la Plataforma Nacional de Afectados.

Los grupos ambientales le exigen al Gobierno la aprobación de un plan para atender los problemas de salud de los afectados, que apenas en mayo pasado aprobó una ley para “fortalecer la prevención y atención de la salud” de los afectados por el uso de los metales pesados y otras sustancias químicas. Ya la Comisión Interamericana de Derechos Humanos ha dicho que el Estado no cumplió con “sus deberes de regular, supervisar y fiscalizar el comportamiento de las empresas respecto de los derechos que pudieran afectar, ni con su deber de prevenir vulneraciones a los mismos”.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR | EN VIDEO

Estos son los puertos más grandes del mundo

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente