Rebordinos: Hay demasiados censores diciendo al resto lo que tiene que hacer

1 / 3
El director del Festival de Cine de San Sebastián, José Luis Rebordinos, presenta este viernes el informe de identificación de género y la memoria de la 67 edición del certamen donostiarra. EFE/Juan Herrero.

San Sebastián, 14 feb (EFE).- El director del Festival de Cine de San Sebastián, José Luis Rebordinos, ha lamentado este viernes que esté "empezando a haber mucha autocensura" y "no solo en el tema de la mujer", porque "hay demasiados censores, demasiada gente diciendo al resto del planeta lo que tiene que hacer".

"Willy Toledo va a ser juzgado por cagarse en Dios y me parece demencial y, como este, muchísimos casos de gente por mostrar una opinión. Yo, cuando algo no me gusta y me molesta no pido que metan en la cárcel a nadie. Creo que la libertad de expresión, el arte, tiene que tener un componente provocador", ha destacado.

Rebordinos, que ha presentado este viernes el primer informe sobre la presencia de la mujer en el cine que realiza el Zinemaldia, considera que se está viviendo "un momento de involución política muy fuerte", que le preocupa "mucho".

El responsable del Zinemaldia ha hecho estas manifestaciones al ser preguntado por las dimisiones de los miembros de la dirección de la Academia del Cine de Francia, entre otras razones por la polémica sobre Roman Polanski y las nominaciones a los premios Cesar de la última película de este director.

Ha señalado que hay que "diferenciar la obra artística de las personas". "Si empezáramos a hacer un revisionismo de la historia, cada vez que nos encontráramos a un personaje impresentable sea por machista, por maltratador, por defraudador o por ladrón, nos cargaríamos un montón de obras maestras de la historia del conocimiento y del arte".

"Yo seguiré disfrutando del cine de Buñuel, aunque probablemente su conducta respecto al género femenino no fuera la mejor del mundo", ha señalado, tras advertir de que en el caso de Polanski hay que saber distinguir igualmente, aunque no ha opinado sobre lo ocurrido en la academia francesa porque no tiene "todos los datos".

"Obviamente, cualquier criminal, cualquier maltratador, tiene que ser juzgado a cualquier nivel, pero creo que hay una ola de puritanismo, de revisionismo. De alguna forma nos empiezan a poner policías del pensamiento y me preocupa mucho", ha subrayado.