Los rebeldes hutíes de Yemen rechazan el alto el fuego propuesto por Arabia Saudita

·2 min de lectura
El ministro de Exteriores saudí, Faisal bin Farhan (izq), habla durante la rueda de prensa en que anunció la oferta de alto el fuego a los rebeldes hutíes, el 22 de marzo de 2021 en Riad

Los rebeldes hutíes de Yemen rechazaron el lunes una oferta de alto el fuego de Arabia Saudita en el catastrófico conflicto de seis años que vive el país de la Península Arábiga, e insistieron en que primero se levante el bloqueo aéreo y marítimo del que son objeto.

"Arabia Saudita debe declarar el fin de la agresión y levantar el bloqueo por completo, ya que presentar ideas que se han discutido durante más de un año no es nada nuevo", dijo el portavoz hutí Mohamed Abdelsalam, según la televisión rebelde Al Masirah.

Esta respuesta llegó poco después de una propuesta de Arabia Saudita de "un cese del fuego integral en todo el país bajo la supervisión de Naciones Unidas", según un comunicado de Riad, que apoya a las fuerzas leales al gobierno de Yemen en el conflicto.

Riad también propuso la reapertura del aeropuerto de Saná, la capital yemení, en manos de los rebeldes, y reanudar las negociaciones políticas entre el gobierno yemení y los hutíes, de acuerdo con el comunicado.

"Queremos que las pistolas se silencien completamente", declaró a la prensa el ministro de Relaciones Exteriores saudita, el príncipe Faisal bin Farhan.

En abril de 2020, la coalición militar liderada por los sauditas inició un alto el fuego en Yemen para impedir la propagación del coronavirus, pero los hutíes calificaron la medida de maniobra política.

Esta propuesta llegó en un contexto de varios ataques con drones y misiles en el reino, algunos de ellos contra instalaciones energéticas, reivindicados por los insurgentes.

Los hutíes están inmersos en una ofensiva para conquistar Marib, una ciudad estratégica del norte de Yemen que es el último feudo del gobierno en esa parte del país.

Riad dirige una coalición militar en Yemen desde 2015 en apoyo del gobierno, pero no ha logrado expulsar a los rebeldes de las tierras de las que se apoderaron.

La ONU ha calificado la guerra en Yemen como la peor crisis humanitaria actual en el mundo y el mes pasado advirtió que la batalla de Marib podría tener unas consecuencias nefastas para los civiles.

bur-dm/sls/fz/tjc-jvb/mar/mb