Rebeldes de Birmania afirman haber derribado un helicóptero del ejército

·2 min de lectura
Los manifestantes hacen el saludo de los tres dedos durante una protesta contra el golpe militar el 2 de mayo de 2021 en Rangún, una imagen tomada de un vídeo de AFPTV

Un grupo de rebeldes opuestos a la junta birmana afirmó el lunes haber derribado un helicóptero del ejército, un día después de una nueva jornada de represión que dejó al menos cinco civiles muertos.

Desde las ciudades hasta las zonas rurales más remotas del país, Birmania está que hierve desde el golpe de Estado del 1 de febrero contra el gobierno civil de Aung San Suu Kyi.

También se intensificaron los enfrentamientos entre el ejército y las minorías étnicas en el norte y el este, lo que provocó el desplazamiento de decenas de miles de civiles, según la ONU.

El lunes, el Ejército por la Independencia Kachin (KIA) dijo que había derribado un helicóptero cerca de la ciudad de Momauk, en el extremo norte del país.

Los militares "utilizaron cazas y helicópteros de combate para atacar a nuestras tropas [que] devolvieron el fuego y derribaron el aparato", declaró a la AFP el portavoz del KIA, el coronel Naw Bu.

La junta no respondió a preguntas de AFP.

La movilización no se debilita y miles de huelguistas siguen paralizando sectores enteros de la economía.

El domingo los manifestantes marcharon por todo el país, especialmente en Rangún y Mandalay (centro).

Las fuerzas de seguridad abrieron fuego y mataron a al menos a cinco civiles, según la Asociación de Asistencia a los Presos Políticos (AAPP). La oenegé contabiliza casi 770 personas asesinadas en los últimos tres meses.

La junta informa de un número de muertos mucho menor, culpando de la violencia a los "alborotadores" que realizan "actos de terrorismo".

Más de 3.500 personas están detenidas, entre ellas decenas de periodistas.

Por otra parte este lunes, Día Mundial de la Libertad de Prensa, las embajadas de Estados Unidos, la Unión Europea, Australia, Gran Bretaña, Francia y Alemania emitieron una declaración en la que condenan el trato a los periodistas en Birmania, que se han convertido en "blanco de la represión".

bur-sde/slb/pc/zm