La realidad cruda del Brexit: el ensayo con camiones que muestra la burocracia que tanto criticaban a la UE

·4 min de lectura

Mientras que Reino Unido intenta controlar la pandemia de coronavirus, inmerso como está en plena segunda ola, negocia con la Unión Europea un acuerdo que no llega sobre lo que pasará una vez que se consume el Brexit. A pesar de que el 31 de enero de 2020 el país abandonó oficialmente la UE, lo cierto es que se estableció un periodo transitorio en el que ambas partes negociarían su nueva relación.

Sin embargo, a poco más de un mes para que expire el plazo (31 de diciembre de 2020), las posturas siguen enfrentadas, por lo que la posibilidad de un divorcio abrupto continúa encima de la mesa. Cabe destacar además que el coronavirus ha tenido un fuerte impacto en las economías de los países, por lo que una mala separación puede tener efectos muy duros para todos.

Largas colas de camiones para acceder al Eurotúnel. (Photo by Gareth Fuller/PA Images via Getty Images)
Largas colas de camiones para acceder al Eurotúnel. (Photo by Gareth Fuller/PA Images via Getty Images)

De momento las pruebas realizadas sobre la nueva normalidad que se va a producir a partir del 1 de enero de 2021 están dejando muchas dudas. Es lo que ha ocurrido este 24 de noviembre cuando se han formado colas kilométricas en el Canal de la Mancha (que une Francia con Reino Unido) después de que las autoridades galas hayan hecho un ensayo de cómo serán los controles fronterizos una vez que se aplique el Brexit.

Los camiones que iban a cruzar a territorio francés se vieron obligados a detenerse en largas colas, que llegaron a alcanzar los ocho kilómetros, en las afueras de Folkestone y el puerto de Dover. Una prueba de lo que va a ocurrir a partir de enero independientemente de que haya acuerdo o no.

Cabe señalar que hasta ahora los vehículos no tenían que detenerse debido a que la presencia del Reino Unido en la Unión Europea permitía la libre circulación de personas y vehículos por el territorio. Sin embargo, ahora serán necesarios controles de inmigración, lo que provocará numerosos retrasos en un proceso que será farragoso.

Se da la paradoja de que uno de los argumentos que esgrimieron los políticos británicos partidarios del Brexit para convencer a sus ciudadanos de la idoneidad de la medida fue precisamente “acabar con la burocracia de la Unión Europea” y “recuperar el control”. Una circunstancia la primera que a tenor de lo visto no se va a cumplir, ya que a partir de ahora las comunicaciones con los 27 llevarán aparejadas mucha más burocracia que antes.

Por el momento no hay acuerdo entre el Reino Unido y la Unión Europea. (Olivier Hoslet, Pool via AP)
Por el momento no hay acuerdo entre el Reino Unido y la Unión Europea. (Olivier Hoslet, Pool via AP)

Así fueron los controles

En la prueba las autoridades francesas se situaron en el lado británico, tal y como recoge el acuerdo de Le Touquet, e hicieron controles fronterizos entre las 6 de la mañana y las 15 horas de la tarde. Los camioneros debían mostrar sus pasaportes y además eran preguntados sobre su destino y la duración de la estadía. Un trámite que por muy rápido que se haga ha llegado a durar más de un minuto por pasajero.

Teniendo en cuenta que a partir de enero los conductores se enfrentarán a demoras adicionales por los controles de alimentos, bebidas y aduanas y que por el túnel suelen pasar una media de 7.000 camiones diarios el resultado son esas colas masivas que previsiblemente se convertirán en costumbre a partir de la aplicación efectiva del Brexit.

De momento, las autoridades británicas se defienden argumentando que los franceses no desplegaron suficiente personal para que la operación se desarrollara más rápido. Lo que parece evidente es que por muchos agentes que haya a partir de ahora este trámite va a provocar retrasos que hasta ahora no se producían, haciendo el viaje más pesado y lento.

Por otro lado, Reino Unido y la Unión se afanan por llegar a un acuerdo a contrarreloj que todavía parece lejano. Mientras que el Ministro de Finanzas británico, Rishi Sunak, ha advertido que el país no firmará un pacto “a cualquier precio”, poniendo de relieve la existencia de discrepancias profundas, el negociador europeo, Michel Barnier, ha destacado que existen “divergencias fundamentales”.

Pese a la premura del tiempo, las negociaciones tuvieron que suspenderse debido a que un funcionario de la UE dio positivo por coronavirus y todavía no se sabe cuándo se reanudarán. Todas las partes esperan conseguir un acuerdo lo antes posible, pero el tiempo se acaba y habrá que hacer concesiones para que el 2021 empiece con un nuevo tipo de asociación entre la Unión y el Reino Unido.

EN VÍDEO I El otro ‘Brexit’, un ratón ordenado

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente