El Real Madrid vence al Shakhtar y refuerza su liderato en otra noche negra para el Sevilla y Lopetegui

Vinicius Junior. (Photo: Soccrates Images via Getty Images)
Vinicius Junior. (Photo: Soccrates Images via Getty Images)

Vinicius Junior. (Photo: Soccrates Images via Getty Images)

Una de cal y otra de arena para los equipos españoles en la noche de Champions. Mientras que el Real Madrid ha vencido al Shaktar (2-1) y se afianza como líder del grupo F, el Sevilla cae goleado frente al Dormund (1-4) en una derrota que le ha costado el puesto a Julen Lopetegui.

El Real Madrid se impuso al conjunto ucraniano y hace pleno de victorias en la fase de grupos. Aún así, en este último encuentro ha perdonado ocasiones por falta de efectividad con las que hubiera pasado una noche más tranquila.

Pese a la falta de puntería, el conjunto de Ancelotti no sufrió por el resultado ante un rival que se acercó en contadas ocasiones y con escaso peligro a la portería defendida por el ucraniano Andriy Lunin.

Esta noche han brillado más Vinicius Junior y Rodrygo, ambos autores de los goles durante la primera parte. También se quiso sumar al grupo, pero sin éxito, Karim Benzema, quien no marca desde el pasado 28 de agosto con su doblete ante el Espanyol. Desde entonces, 299 minutos en el campo sin celebrar un tanto. Entre medias, una lesión que le tuvo fuera en tres partidos.

El Sevilla tocado (y casi hundido)

El Borussia Dortmund ha castigado a un Sevilla en crisis con una rotunda goleada en el Ramón Sánchez-Pizjuán (1-4). Tras la tercera jornada en el Grupo G de la Liga de Campeones, los del Nervión, con solo un punto, están ya sentenciados antes del cuarto choque y con opciones lejanas de acceder a los octavos.

Con el ruido generado en torno a la destitución de Lopetegui de fondo, el Dortmund sacó quizás demasiada ventaja del primer tiempo ante un luchador Sevilla, con goles del luso Guerreiro (m.6), el inglés Bellingham (m.41) y Adeyemi (m.43), lo que se repitió en el segundo al acortar distancias el marroquí En-Nesyri, de cabeza en el 51, aunque Julian Brandt le dio la puntilla al equipo español con el 1-4 a quince del final.

El técnico sevillista ya sabía que no iba a ser una noche fácil, pero el marcador ha dejado claro un futuro para Julen Lopetegui que al término del encuentro ha ido al centro del estadio a aplaudir a la afición al cántico de: ¡Julen, quédate!”.

Él mismo confirmó en sus primeras declaraciones tras la goleada que dejaba de ser entrenador del Sevilla y, por ello, expresó su agradecimiento al club y a la afición por los tres años y tres meses que ha estado en el banquillo hispalense.

Este artículo apareció originalmente en El HuffPost y ha sido actualizado.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR