El Real Madrid consigue tres puntos cruciales al vencer al Athletic en San Mamés

·3 min de lectura
Benzema celebra su primer gol en San Mamés. (Photo: Ion Alcoba/Quality Sport Images/Getty Image)
Benzema celebra su primer gol en San Mamés. (Photo: Ion Alcoba/Quality Sport Images/Getty Image)

El Real Madrid cerró el año 2021 con un triunfo de campanillas en su visita al Athletic Club (1-2), un partido adelantado de la jornada 21 en la Liga Santander, gracias a un doblete tempranero de Karim Benzema que hizo olvidar todas las dificultades del cuadro blanco, que afrontó el duelo con hasta ocho bajas entre lesionados y positivos por coronavirus.

El equipo de Carlo Ancelotti no sólo se llevó los tres puntos de un escenario complicado, sino que solidificó su condición de líder en una semana fantástica tras el empate de Sevilla y Barça; y la derrota previa del Atlético en su partido ante el Granada. El Real Madrid comienza a quedarse sin pretendientes a un título que está bastante decantado.

Los merengues, oficialmente ya campeones de invierno, tuvieron un comienzo fulgurante que dejó helada a la ‘Catedral’. El culpable fue Karim Benzema, que se desmarca en la clasificación del ‘Pichichi’ con 15 dianas. Este miércoles le añadió dos más, la primera fue una obra maestra del ariete galo. Un disparo arqueado de muchos quilates.

El gol no fue asimilado por los leones cuando llegó el segundo, también del mismo artista, que esta vez utilizó diferentes recursos en una combinación con Eden Hazard. El belga, que se va soltando, intentó filtrar un pase con tan buena suerte que –al tocar a un rival– evitó que el árbitro pitase fuera de juego. Benzema aprovechó el regalo y 0-2.

El partido pareció dormirse pero los de casa no lo permitieron. El equipo de Marcelino García Toral ganó metros en la medular, sobre todo por la presencia de Vencedor, y fue ganando la batalla del área a un Madrid que sufrió con los centros de Iker Muniain. Las bajas de los blancos, sin Alaba, Carvajal, ni Marcelo en defensa, fueron decisivas.

No se había llegado al minuto 10 cuando el Athletic puso el 1-2 en lo que fue un comienzo lleno de ‘rock and roll’. El zapatazo desde la frontal superó a Courtois después de impactar en el poste y su fiereza consiguió levantar a todo San Mamés de su asiento. Todo parecía posible en la fría noche bilbaína con más de 80 minutos por disputarse.

El partido siguió con el mismo ritmo alocado, con Vinicius buscando las cosquillas al rival y con el centro del campo conteniendo la producción rojiblanca. Camavinga fue el encargado de sustituir a Modric y Valverde hizo lo propio con el sancionado Casemiro. El partido comenzó a complicarse para un Real Madrid al que no le interesaba mucho jugar.

En la segunda mitad, el Athletic se volcó sobre la meta de los madridistas pero no tuvo suerte pese a sus buenas ocasiones. Ni Iñaki Williams, ni Raúl García pudieron acabar con la resistencia de los pupilos de Ancelotti, que también tuvieron las suyas en la portería defendida por Aguirrezabala, sobre todo una de Hazard al final.

No hubo tiempo para más, sí para el debut del joven Peter Federico, pero el marcador no volvió a moverse. Ni las bajas por la covid, ni el hambre del rival fastidiaron al Real Madrid su siempre difícil visita al templo bilbaíno. Un triunfo que sabe a ‘Gordo’ en este 22 de diciembre después del resbalón de sus grandes rivales. Un premio que bien puede traducirse en una Liga el próximo mes de mayo.

Este artículo apareció originalmente en El HuffPost y ha sido actualizado.

TAMBIÉ TE PUEDE INTERESAR

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente