La RD del Congo declara el fin de brote de ébola en el noreste tras 6 muertos

Agencia EFE
·2 min de lectura

Kinshasa, 3 may (EFE).- El Ministerio de Salud de la República Democrática del Congo (RDC) declaró este lunes el fin del duodécimo brote de ébola en la historia del país, que ha causado un total de 12 contagios, de ellos 6 fallecidos, en la provincia oriental de Kivu del Norte.

"La respuesta a esta epidemia se ha visto influenciada por la expansión de la pandemia de covid-19 que no ha perdonado a nuestro país", detalló el ministro de Salud congoleño, el doctor Jean-Jacques Mbungani.

Este último brote fue declarado el pasado 7 de febrero, y ha aglutinado casos en las ciudades de Butembo, Byena, Katwa y Musienene, todas en la región de Kivu del Norte.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), "el análisis de secuenciación genética indica que este brote está relacionado con el que duró dos años y tuvo lugar en las provincias de Kivu del Norte e Ituri entre 2018 y 2020", la décima epidemia de ébola en RDC que mató a al menos 2.280 personas.

A su vez, la OMS informó hoy a través de la red social Twitter del fin de este último brote, y felicitó "a las autoridades de salud, sanitarios y comunidades (locales) por este esfuerzo".

Apenas una semana después de que fuera declarado este nuevo brote, el Congo inició oficialmente la campaña de vacunación contra esta enfermedad contagiosa que se transmite a través del contacto directo con la sangre o los fluidos corporales contaminados de personas o animales.

En Guinea-Conakri, donde reapareció el virus a finales de enero en el sur del país -provocando 23 contagios, de los cuales 12 fallecidos-, la última paciente confirmada de ébola recibió el 24 de abril el alta médica, comenzando oficialmente la cuenta atrás de 42 días para declarar el fin del brote.

En Guinea-Conakri no se habían detectado contagios de ébola desde la gran epidemia que sacudió África Occidental entre 2014 y 2016.

Los primeros casos se detectaron en este país africano a finales de 2013, en la que terminó siendo la peor epidemia de ébola de la historia, con 11.300 fallecimientos y más de 28.500 personas contagiadas, si bien esas cifras podrían ser conservadoras.

(c) Agencia EFE