Las razones que hacen que Podemos confíe en su inocencia por su caja B

·4 min de lectura
La cúpula de Podemos en un mítin durante la campaña electoral de 2019.
La cúpula de Podemos en un mítin durante la campaña electoral de 2019. (Photo by Europa Press News/Europa Press via Getty Images )

El PP se ha encontrado con un pequeño balón de oxígeno este mes de agosto, la imputación de la cúpula de Podemos por posibles delitos de malversación y administración desleal de una supuesta caja B. Concretamente, según figura en la denuncia, de "cobros bajo mano y "sobresueldos de unos 1.000 euros en complementos no justificados". Tan exultantes están los populares que ya han hecho circular un vídeo por el que emplean un tono más mordaz de lo que acostumbran, y que de ninguna manera usarían frente a otros rivales políticos. "Este populista de ambición ilimitada no puede ser vicepresidente del Gobierno de España. Alguien que se mueve constantemente en las cloacas, junto a la imputación de su partido, su cúpula y la corrupción que lo arrincona, está inhabilitado para el cargo", señalan.

En Podemos, sin embargo, no están tan nerviosos como quisiera el PP y confían claramente en que quedará demostrada su inocencia en el caso denunciado por su ex abogado José Manuel Calvente, despedido tras haber sido acusado de acoso sexual a una compañera. "Todo esto trata de practicar diligencias dando por supuesta la culpabilidad de los investigados para conformar un caso mediático que dure meses, aunque luego acabe en nada. Y, cuando estas caigan, vendrán otras... y otras. Es así desde que nació Podemos. Son las reglas del (amañado) juego", ha valorado su portavoz parlamentario, Pablo Echenique. El caso es que así ha ocurrido con las 14 querellas interpuestas previamente por políticos y medios de comunicación por "financiación ilegal", "amenazas y acoso a periodistas", "blanqueo de capitales" y "delito electoral por falseamiento de cuentas", entre otras. Y que han ha sido desestimadas una tras otra. Esa pulcritud exhibida hasta ahora, que acabó evidenciando que todo lo que se les imputaba era falso, es lo que hace que reine la calma en el cuartel general de Podemos.

A esto se suma que en la citación judicial no aparecen los delitos imputados, “porque sencillamente se trata de las sospechas del denunciante, sin base probatoria alguna”. En declaraciones a la Cadena Ser, el secretario de Relaciones con la Sociedad Civil, Rafa Mayoral, ha insistido en que no hay indicios de esos delitos, ya que solo se aportan "algunos documentos que aderezan un conjunto de suposiciones que no se sostienen por ninguna parte, que rallarían el ridículo, si no fuera porque hay un procedimiento judicial en marcha". Es por ello que Podemos alega "inconcreción" de las diligencias y "vaguedad de las acusaciones". Otros dos motivos que sumar a la lista de argumentos que les hace confiar en la futura absolución.

Lo único que les inquieta un poco es la elección del juez. Porque el titular del Juzgado de Instrucción número 42 de Madrid, Juan José Escalonilla, es el mismo que decidió archivar hasta en dos ocasiones la causa por las amenazas a la entonces alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, en un chat nazi de policías en el que se pedía su “muerte lenta y agónica” además de desear que hubiera sido asesinada por los pistoleros fascistas en el despacho de Atocha en enero de 1977.

Escalonilla está en el punto de mira por haber admitido a Vox como acusación sin haberle requerido fianza alguna. Una medida habitual que se utiliza para limitar el número de miembros en la acusación. El juez argumenta que la fianza "no parece requisito razonable cuando el ejercicio de la acusación popular se realiza en un proceso en curso". Pero la Ley de Enjuiciamiento Criminal dice lo contrario en su artículo 280 al apuntar que "el particular querellante prestará fianza de la clase y en la cuantía que fijare el Juez o Tribunal para responder de las resultas del juicio".

A todo ello se suma que Podemos directamente ha solicitado la "nulidad" de la declaración de Calvente porque no se les ha facilitado la grabación entera. El partido morado esgrime que sólo se le han entregado 41 minutos y 52 segundos de las más de tres horas de testimonio. ¿Y el resto? Pues parece que se ha extraviado. ¿Pero alguien lo habrá transcrito? Pues resulta que no.

Pese a ello, en Podemos respiran tranquilos y así se lo han hecho saber a su socio de Gobierno a quien han garantizado que saldrán absueltos.

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente