La razón por la que ni Zara ni otras marcas pueden negarse a que devuelvas una prenda usada

Desde hace unos días se ha viralizado un nuevo consejo de Celia Rubio con la firma Zara como protagonista en Instagram, donde la influencer ha alcanzado popularidad dando consejos sobre inversiones y finanzas. Uno de los últimos publicados en su canal, que cuenta con más de 130.000 seguidores, llegaba con el aviso de “no compres ropa sin saber esto”. Tiene que ver con el derecho de los clientes a devolver una prenda, aunque haya sido usada, siempre y cuando esta cuente con defectos de fabricación.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un contenido no disponible por tus preferencias de privacidad

En su teatralización de dicho consejo Rubio escenifica una situación en la que una clienta acude a Zara para devolver un vestido que, tras un par de lavados, se le ha “llenado de bolas”. La dependienta le responde que se le ha pasado el plazo de cambios y devoluciones de 30 días porque hace seis meses que lo compró, así que no hay nada que hacer. Ahí es donde Rubio menciona la Ley General para la Defensa de los Consumidores y Usuarios y los derechos que esta recoge para estos casos. Entonces la otra protagonista le responde que sí, que tiene razón, y que le dará una tarjeta de regalo con el importe del vestido, pero que no lo cuente porque, asegura, “a las tiendas no nos interesa que los consumidores sepan estas cosas”.

Más allá de dar por sentado el acto de mala fe de las tiendas y de la repuesta negativa que da por hecho que recibirá alguien en esa situación, lo cierto es que la devolución en caso de defecto de fábrica está dentro de la garantía del artículo en cuestión y lo recoge la mencionada ley. Según explica el portal Andalucía Información en un artículo publicado en este mismo sentido a comienzos de año, la ropa tiene un periodo de garantía de dos años. Un tiempo en el cual el cliente tiene derecho a solicitar la devolución siempre y cuando el problema sea un defecto de fabricación.

Las opciones son reemplazar la prenda por una nueva, devolver el importe pagado por la misma o, si el producto en cuestión ya no existe, sustituir el defectuoso por otro similar y del mismo precio. Eso sí, la razón de la devolución o cambio una vez pasado el periodo establecido por la marca para la devolución debe de ser un defecto de fabricación y no el mal uso que se haya podido hacer.

Hay una razón legal por la que una marca no puede negarse a devolver una prenda de ropa que haya sido usada. (Foto: Getty Imagen)
Hay una razón legal por la que una marca no puede negarse a devolver una prenda de ropa que haya sido usada. (Foto: Getty Imagen)

Es en ese punto, como señalan en los comentarios a Rubio, donde reside la dificultad de probar ante la tienda, sea esta Zara o cualquier otra, que la prenda era de mala calidad y no que no se ha lavado, por ejemplo, siguiendo las indicaciones de la etiqueta. El consejo de la OCU siempre es conservar el ticket de compra. Sin él esa reclamación será mucho más complicada.

En un articulo publicado en el portal de esta asociación de consumidores especifican que “si detectas un defecto de fábrica o una tara en el producto que has comprado, puedes hacer valer la garantía: exigir que te entreguen uno en perfecto estado o que te reparen el que tiene el problema. Si no llegáis a un acuerdo, podrías pedir que te rebajen el precio si te lo quedas así o, incluso, que te devuelvan el dinero (alegando la resolución del contrato, en tanto que el vendedor ha incumplido parte de su acuerdo comercial)”.

Aunque en un principio pueda parecer complicado de reclamar, el derecho del consumidor existe y, como se puede leer también en los comentarios al post en Instagram de Rubio, hay quien lo ha conseguido. Una internauta cuenta que a ella le ocurrió con unas zapatillas Nike que seis meses después de la compra se habían casi despegado. Reclamó y le dieron la razón. Según cuenta, las mandó por mensajería sin coste para ella, le devolvieron el dinero “sin ninguna pega” y, además, le pidieron “disculpas”.

EN VÍDEO | Inditex tiene en sus tiendas los botines tendencia para este otoño