Rajoy participará en la campaña gallega del PP y confía en nueva mayoría absoluta

Rajoy (Photo: EFE)

El expresidente del Gobierno y del PP Mariano Rajoy participará en algún acto de campaña de las elecciones gallegas, en las que confía que el candidato popular, Alberto Núñez Feijóo, volverá a conseguir una nueva mayoría absoluta para gobernar, según fuentes de su entorno.

La presencia de Rajoy en esta campaña será de ‘perfil bajo’, según estas fuentes, en función de lo que le propongan desde el partido, porque el expresidente ha expresado que estará para lo que diga el líder del PP, Pablo Casado, con quien ayer compartió una comida y coincidió posteriormente en un acto en Madrid.

Casado y Rajoy participaron ayer por la noche en la presentación de la novela ‘Ellas’ del eurodiputado del PP, Esteban González Pons, en el Círculo de Bellas Artes de Madrid, un acto que reunió a varios dirigentes del PP con representantes de Ciudadanos y del PSOE.

El expresidente del Gobierno descartó allí los rumores sobre su posible candidatura para la Presidencia de la Real Federación Española de Fútbol, según las mismas fuentes, y bromeó con que se reserva para presidir el Real Madrid.

Rajoy ya estuvo presente en las campañas de las elecciones generales de abril y noviembre del año pasado, con varios actos. De hecho, reapareció tras su retirada de la política en un acto del PP el 12 de abril para arropar a la entonces candidata por Pontevedra Ana Pastor, en un mitin en el que también participó Núñez Feijóo.

2005: Azul marino y pintas rojas para traicionar a las víctimas

11 de mayo del año 2005. Mariano Rajoy afronta su primer Debate sobre el Estado de la Nación contra Zapatero, tras la dolorosa derrota del 2004 y la sombra de la investigación del 11-M. El aspirante, flanqueado aún por los rostros de la derrota de Aznar, Acebes y Zaplana, escoge una corbata sobria, azul marino con pintitas rojas, para lanzar contra un presidente del Gobierno la que para muchos es la frase más lapidaria de la democracia en un debate así: "Usted traiciona a los muertos", en referencia a los asesinados por ETA. Allí empezó la utilización del dolor de las víctimas por parte del PP. Nueve años después, esa política le pasa factura y estará presente en el debate de este jueves.

2006: Rajoy carga con la herencia de Aznar

Competir con el moreno Benidorm de Eduardo Zaplana, que por aquel entonces seguía (junto a Ángel Acebes) en los escaños contiguos a Rajoy, exigía una corbata refulgente. Porque, seamos claros, el enemigo no era Zapatero, lo tenía sentado al lado. Así que el jefe de la oposición se plantó una verde tornasolada con motivos geométricos que podría haber firmado Agatha Ruiz de la Prada. "Lo único que me interesa de este mundo es si están dispuestos o no a dejar las armas", dijo apostando por seguir con la instrumentalización de ETA y de las víctimas. Tan crecido estaba, gracias a los destellos de su corbata, que hasta se atrevió a vaticinar: “No necesito lecciones porque dentro de poco voy a estar en el Gobierno”. Una de dos, o para Rajoy ‘poco’ son cinco años o le costó más de lo que pensaba llegar a Moncloa.

2007: Rajoy tiñe su corbata de rojo ETA

Igual no hemos explotado bastante a las víctimas del terrorismo, debió pensar el equipo de Rajoy mientras preparaban la intervención del líder del PP en la que espetó a Zapatero: "Entregue las actas de esa negociación o convoque elecciones". Para el trance, eligió un terno gris profundo y una corbata en rojo oscuro con diminutas motitas. Había que apoyar el dramatismo del momento. Además, la presión de tener dos lugartenientes como Acebes y Zaplana era ya insoportable. Una lástima que no tirará más de esa vena irónica que empleó para responder al anuncio del cheque bebé de 2.500 euros: "Muchas gracias señor Zapatero, nuestra propuesta electoral son 3.000 euros por hijo".

2009: Corbata payaso Micolor para denunciar el lastre de España, ZP

12 de mayo. Ya es primavera y Rajoy la siente, la vive. Su vida ha cambiado y ese día opta por la alegría corbatil. De nuevo, camisa blanca y trajecito grisáceo, pero con corbata rosa a rayas blancas. Tiene un aire a lo payaso del anuncio de Micolor y la ocasión lo merece. Ha ganado a los agoreros de su partido en el Congreso del 2008, se ha deshecho del equipo de Aznar y tiene a su lado a la jovencísima y leal Soraya Sáenz de Santamaría. Libre de 'lastre', acusa a ZP de haberse convertido, él sí, en el "lastre de España". Cabalga a lomos de la crisis y acusa al aún presidente de "apalear a las clases medias"; de que "le traen sin cuidado" los millones de parados. ¡Qué tiempos!

2010: El coñazo del quinto debate Zapatero-Rajoy

Una lástima, porque la alegría del rosa en la temporada 2009 se vino bajo en la del 2010. 14 de julio, quinto enfrentamiento entre Zapatero y Rajoy, con el asfalto de la capital recociéndose más rápido que la crisis económica que asa al presidente Zapatero. Pese a la asfixia reinante, o quizá por ella, Rajoy opta por la consabida camisa blanca y renuncia a la corbata ligera. Se ahoga con el nudo de una a rayas azul, blanca y gris. Si cabe, más soseras de lo habitual. El grisáceo de la vestimenta se traslada al resultado del debate, donde no hay un ganador por KO pese al presidente ya sonado. Rajoy pide el adelanto electoral por primera vez, sin hacer ni una propuesta. Vuelve a cargar contra el problema ZP y, consciente de que es un cangrejo que cuece a fuego rápido, prefiere marcharse de vacaciones sin arriesgar más.

2011: De rayas otra vez, Rajoy arrasa sobre un ZP más que rayado

¡Qué barbaridad! A la vista de las imágenes, por un momento llegas a pensar que Rajoy guardó el uniforme del debate en julio 2010 y lo sacó, idéntico, en junio de 2011. Casi, casi, pero no. Camisa blanca y ¡de nuevo! corbata azul y blanca, con rayas gris oscuro y azules. Por poco, pero no es la misma que hace un año. Cambia el ancho del rayado para enfrentarse a un Zapatero aún más rayado (pero en el cerebro) que hace un año. "¿Pero no le da vergüenza presumir de las cifras del desempleo?" le espeta Rajoy al aún presidente, que se arrastra cómo puede sin poder ya negar que crisis, lo que se dice crisis, la hay, y más grande e histórica que nunca. Ese día ganó Rajoy (por 8,5 puntos según el CIS), pero fue tan previsible... Valga como disculpa que el acogote del personal era ya tan grande que no hubo tiempo de darse cuenta.

2013: La corbata presidencial

Al presidente le gusta el invierno para debatir y para diferenciarse de Zapatero, que siempre programaba el debate en primavera o verano. En su estreno como jefe del Ejecutivo (pues en 2012 no se celebró) Rajoy lo tuvo claro, se pondría su corbata de la suerte. La misma con la que saludó desde el balcón de Génova y acudió al debate de investidura. Estrecha y de minicuadros mantel, con un traje de raya diplomática más entallado que de costumbre. El presidente estuvo en su salsa, con la soltura que aporta la mayoría absoluta y entonando el estribillo más repetido por el Ejecutivo: “No me ha sido posible cumplir con algunos de mis compromisos electorales porque he tenido que cumplir con mi deber como presidente”.

2014: Estamos que lo tiramos: todo a cien

Somos la envidia del mundo mundial, por eso Rajoy ya no necesita echar manos de corbatas de la suerte ni encomendarse a las vírgenes q condecora el ministro de Interior. Contundentes rayas alternando dos enérgicos tonos de azul, para regocijarse en que hay menos parados que el año anterior y que somos la nueva Alemania: pero por mucho que le miramos, no se parece en nada a Merkel. La autocomplacencia es tal que ni siquiera necesita que le jaleen.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

El PP asegura que se presentará con sus siglas en Galicia y Cs puede sumarse

González Pons: “No creo que Pablo Iglesias sea peligroso”

Mariano Rajoy sorprende con un evidente cambio de imagen en su último acto público

Love HuffPost? Become a founding member of HuffPost Plus today.

This article originally appeared on HuffPost.