Rajoy exige un gobierno "viable" en Cataluña y mantiene la intervención

En el Congreso de los Diputados, donde el lunes comenzó el debate final del proyecto de presupuestos, el suspenso era total. Allí el Partido Popular (PP) de Rajoy espera saber si los cinco diputados del Partido Nacionalista Vasco (PNV) lo respaldarán

El jefe de gobierno español, Mariano Rajoy, exigió este lunes un Ejecutivo en Cataluña "que cumpla la ley", cuya formación mantiene bloqueada por incluir a políticos exiliados o encarcelados por su papel en el fallido intento de secesión.

"Cataluña necesita un gobierno viable y no un gobierno inviable, (...) un gobierno que cumpla la ley", subrayó Rajoy durante una reunión con empresarios en Galicia (noroeste).

El presidente catalán, el independentista Quim Torra, anunció el sábado la composición de su gobierno, incluyendo a dos ministros en prisión preventiva y otros dos instalados en Bruselas y con pedido de extradición de España.

El gobierno conservador de Rajoy tachó la medida de "nueva provocación", afirmando que analizaría "la viabilidad" del Ejecutivo.

En consecuencia, el gobierno central no publicó este lunes en el Boletín Oficial del Estado el decreto de nombramiento, manteniendo en la práctica la tutela impuesta a Cataluña desde la fallida declaración de independencia del 27 de octubre.

Dicha publicación es requisito indispensable para que entre en funciones el Ejecutivo de Torra, lo que automáticamente levantaría la aplicación del artículo 155 de la Constitución, que permite la intervención de una región.

Torra se reafirmó en su decisión este lunes, después de visitar en la cárcel de Estremera, cercana a Madrid, a varios líderes independentistas encarcelados, entre ellos a los dos que integró en su Ejecutivo, Jordi Turull y Josep Rull.

Según dijo Torra a los periodistas, ambos le pidieron "que remarque su voluntad de acceder al cargo y que una vez más pida al juez que puedan acceder a la toma de posesión el miércoles en Barcelona".

Turull y Rull, así como los ministros designados Toni Comín y Lluís Puig, instalados en Bruselas, formaban parte del gobierno separatista cesado por Madrid de Carles Puigdemont, mentor político de Torra.

Puig está acusado de desobediencia y malversación. A Turull, Rull y Comín se les acusa de rebelión, un cargo pasible de hasta 25 años de cárcel que pesa sobre un total de 13 independentistas, incluido Puigdemont, que espera en Berlín conocer si será extraditado a España.

La formación de centroderecha Ciudadanos, rival del Partido Popular de Rajoy y con el viento a favor según las encuestas, exigió este lunes en voz de su líder, Albert Rivera, "extender la aplicación del [artículo] 155" ya que Torra estaría continuando "el proceso separatista".

Rivera acusó a Rajoy de estar simplemente "jugando con el boletín oficial", pero sin anunciar oficialmente una intervención de Cataluña, para no irritar al Partido Nacionalista Vasco (PNV), empático con la causa catalana y cuyo apoyo necesita para aprobar esta semana los presupuestos en el Congreso de los Diputados.