Rajoy 'ejecuta' a Sánchez en Murcia sin mancharse las manos

EFE

En este caso el dirigente implicado en hasta tres casos de corruptelas era el presidente de Murcia, Pedro Antonio Sánchez, y el emisario encargado de hacer el trabajo sucio el vicesecretario general de Organización del PP, Fernando Martínez Maillo. Pero la historia se repite en el PP. Es un calco de otros episodios.

Un alto cargo acumula acusaciones por corrupción. El partido le protege. El presidente del Gobierno le apoya públicamente evitando mancharse las manos hasta que, en el último momento, la fruta madura cae por su propio peso tras verse totalmente acorralado judicialmente. Resultado: dimisión.

Pero todo esto ocurre porque no quedaba más remedio. La única razón por la que Rajoy ha decidido destituir a Sánchez es porque la alternativa era peor: perder el Gobierno en Murcia. Pero él no quiere aparecer en el escenario del crimen. Ni siquiera esta mañana, con la decisión tomada, ha querido valorarlo y a preguntas de los periodistas durante un acto en Segovia, el gallego ha salido por la tangente.

La novedad en este caso es que Mariano Rajoy ha contado con ayuda externa. Concretamente la de Ciudadanos. Ambos partidos han mantenido unas intensas conversaciones para que Sánchez fuera destituido hoy mismo -antes de los telediarios para tratar de recuperar la iniciativa– y, de paso, que no llegara con vida al debate de la moción de censura previsto para este jueves en el Parlamento regional murciano. Todo lo que no fuera acabar hoy con el ‘caso Sánchez’ perjudicaba a dos partidos en Madrid.


Obviamente este no era el plan inicial del presidente. Por eso todo lo que lean fechado antes de hoy ya no vale. Hasta ayer pensaban salvar al soldado Sánchez ofreciéndole “una suspensión temporal de funciones” a Ciudadanos para que no apoyara la moción de censura.

Hoy ya no. La idea era una vez más ganar tiempo superando la moción de censura gracias a los apoyos de C’s logrados, a su vez, como contraprestación por el papel estelar que el PP le ha dado a Albert Rivera en la aprobación de los Presupuestos Generales.

Pero, una vez que Velasco enmarcó la investigación en Tribunal Superior de Justicia, a Rajoy le entraron las prisas y a Ciudadanos las dudas de figurar como la muleta en Murcia de un presidente acordonado por la Justicia. Permitir que Sánchez se enrocara

Ahora se pone en marcha a fase dos. Establecer un cordón sanitario para que, pase lo que pase, que parezca que Rajoy nunca estuvo allí.

Al usar Yahoo aceptas que Yahoo y sus socios puedan utilizar cookies para personalización y otros fines