Rajoy y Aznar niegan financiación irregular de la derecha española

·4 min de lectura

Los expresidentes del gobierno español, Mariano Rajoy y José María Aznar, negaron este miércoles la existencia de una contabilidad paralela en su formación, el conservador Partido Popular (PP), durante un juicio contra su extesorero por presunta financiación ilegal.

Sus declaraciones como testigos a través de videollamada eran el momento más esperado de este proceso que se celebra en la sede de San Fernando de Henares (región de Madrid) de la Audiencia Nacional, una alta jurisdicción a cargo de asuntos económicos complejos.

Con varias horas de retraso respecto a lo previsto, los dos exdirigentes comparecieron ante el tribunal y, a preguntas de las distintas acusaciones, desmintieron nuevamente la supuesta financiación irregular de la formación.

"Yo no he conocido ninguna contabilidad paralela, no he conocido más que la contabilidad oficial del PP", dijo José María Aznar, presidente del gobierno entre 1996 y 2004.

"No ha habido caja B del Partido Popular", coincidió en la declaración posterior Mariano Rajoy, su heredero al frente de la formación y jefe del ejecutivo español entre 2011 y 2018.

El principal acusado del juicio es Luis Bárcenas, personaje clav de la llamada "caja B" de la formación conservadora, un fondo no declarado que durante dos décadas fue alimentado por donaciones de empresarios y habría servido para pagar en negro sobresueldos a dirigentes y colaboradores del partido.

La fiscalía pide cinco años de cárcel para este exgerente (1990-2008) y extesorero (2008-2009) del PP, quien ya cumple una condena de veintinueve años de prisión emanada de un juicio que en 2018 acreditó la existencia de la contabilidad irregular del partido.

Esa sentencia impulsó una moción de censura que desbancó del poder a Rajoy y al PP en junio de 2018, reemplazados en el poder por los socialistas dirigidos por Pedro Sánchez.

- Niegan el cobro de sobresueldos -

Los testimonios de Aznar y de Rajoy, precedidos en la víspera por otros ex altos cargos consevadores, han sido precedidos de mucha expectativa, sobre todo después de que Bárcenas afirmara al inicio del juicio que Rajoy recibió los sobresueldos.

"Yo les he entregado el sobre con la cantidad que les correspondía", dijo Bárcenas, en referencia a Rajoy y a otros siete políticos que ocuparon cargos dirigentes en el PP y carteras ministeriales, primero con Aznar y luego con Rajoy.

Según explicó Bárcenas, los sobresueldos buscaban garantizar el mismo nivel retributivo a Rajoy y la cúpula del PP cuando se convirtieron en ministros en los años 1990, ya que por ley no podían percibir los gastos de representación del PP que sí tenían cuando eran diputados en la oposición.

Dichas acusaciones "son absolutamente falsas", enfatizó en repetidas ocasiones Rajoy, quien aseguró "jamás" haber cobrado sobresueldos del partido.

"Es un delirio", insistió el exlíder conservador, ya retirado de la política.

Aznar, que pese a que estaba en su domicilio declaró con una mascarilla higiénica, también negó haber "recibido nunca ningún complemento de sueldo".

- Los papeles de Bárcenas -

Sus testimonios ratificaron lo declarado en ocasiones anteriores. En 2017, Rajoy negó conocer la contabilidad opaca del partido ante el tribunal que juzgaba la principal causa de financiación ilegal del PP, la conocida como trama "Gürtel", con el cobro de donaciones a cambio de adjudicaciones de obra pública.

Aunque nunca había comparecido ante un tribunal por esta cuestión, Aznar había negado categóricamente estas acusaciones en una comisión parlamentaria en 2018.

Estas sospechas se sustentan en parte en la publicación en prensa en 2013 de los conocidos "papeles de Bárcenas", unas tablas manuscritas de contabilidad donde el extesorero habría apuntado los pagos de sobresueldos.

"No hay caja B, solo los papeles de Bárcenas que no sabemos cuándo los hizo, ni con arreglo a qué criterio ni con qué objeto o finalidad", rebatió Rajoy, que niega la veracidad de esos documentos donde aparecen pagos a su nombre.

La parte de mayor voltaje político del juicio a Bárcenas ocurre en momentos de sacudidas políticas en España, sobre todo por el adelanto de elecciones para el 4 de mayo en Madrid, región que el PP espera seguir gobernando aunque probablemente necesite el apoyo de la extrema derecha de Vox.

El actual presidente del PP, Pablo Casado, que reemplazó a Rajoy como líder del partido en 2018, ha buscado distanciarse de los escándalos de corrupción de su formación alegando que son cuestiones del pasado.

tpe-du/mg/jz