Rafael de Nogales, el gran aventurero y militar venezolano injustamente ignorado por la Historia

Es frecuente encontrarnos que los libros de Historia nos muestren una versión de los hechos desde la perspectiva de los triunfadores, ignorando grandes personajes o actos heroicos que pasarán prácticamente desapercibidos tan solo por haber estado en el bando perdedor durante un conflicto militar.

Esto ha ocurrido con centenares de hombres y mujeres de todo el planeta que, para la inmensa mayoría de personas, son auténticos desconocidos a pesar de haber tenido un peso importantísimo en la Historia.

[Te puede interesar leer: El héroe de la IGM que quedó en el olvido por su origen indígena]

Rafael de Nogales, el gran aventurero y militar venezolano injustamente ignorado por la Historia (imagen vía Wikimedia commons)
Rafael de Nogales, el gran aventurero y militar venezolano injustamente ignorado por la Historia (imagen vía Wikimedia commons)

Un ejemplo práctico es el de dos hombres que durante la Primera Guerra Mundial estuvieron en el mismo lugar teniendo un importante peso –muy similar entre ambos- en el frente árabe durante el conflicto bélico, aunque luchando en bandos distintos. De la vida y obra de uno de ellos sabemos prácticamente todos los detalles: el británico Thomas Edward Lawrence (conocido universalmente como ‘Lawrence de Arabia’), sin embargo del otro (el venezolano Rafael de Nogales Méndez) apenas han hablado los libros de Historia.

Por tal motivo, el post de hoy en el blog Cuaderno de Historias, quiero dedicárselo a Rafael de Nogales, el aventurero venezolano injustamente ignorado por la Historia.

Nació en San Cristóbal (en el Estado Táchira), en 1877, dentro de una acomodada familia de descendientes españoles y, gracias a esa privilegiada posición económica, desde pequeño recibió los más exclusivos estudios, aprendiendo un buen número de idiomas y siendo enviado a formarse a Europa (estudiando en España, Alemania o Bélgica).

Su formación académica no solo fue sobre filosofía y letras sino también militar, lo que lo llevó a ser un gran conocedor (teórico y práctico) del mundo castrense, las estrategias y planes bélicos.

Por tal motivo, a partir de los 20 años de edad ya estaba participando en diferentes conflictos militares que se estaban llevando a cabo en el continente americano y especialmente participó del lado de los españoles en la guerra hispano-estadounidense de 1898.

[Te puede interesar leer: Roger Bushell el héroe al que jamás condecoraron]

Aunque había sido tachado como mercenario por alguno de sus enemigos, Rafael de Nogales siempre negó serlo y se consideraba un experto estratega y profesional militar que ofrecía sus servicios no por la remuneración sino por la experiencia que adquiría y la que podía aportar.

A lo largo de las siguientes décadas se ofreció como profesional militar a diversos ejércitos y países, entre ellos el suyo propio, aunque tuvo unas desavenencias con el presidente venezolano que le obligaron a exiliarse a México durante una temporada. En 1904 participó como agente doble en la guerra ruso-japonesa.

En 1914, tras el estallido de la IGM, Rafael de Nogales decide ofrecerse en varios ejércitos del bando de los Aliados, siendo rechazado por varios de ellos, ofreciéndole tan solo la posibilidad de participar en tareas civiles (al haberse declarado Venezuela país neutral y él tener dicha nacionalidad) e incluso admitirle en la Legión Extranjera de Francia pero sin otorgarle rango alguno, pero no admitió esa condición. Otra posibilidad era que si quería ser oficial los franceses le obligaban a renunciar a su nacionalidad venezolana y acogerse a la francesa, algo que rechazó rotundamente.

Ello le llevó a probar suerte en el bando contrario (las Potencias Centrales) siendo admitido para trabajar en el ejército del Imperio Otomano y además rodeado de honores. Y cabe destacar que su labor al frente de varias operaciones militares al frente del ejército turco fueron destacadísimas.

[Te puede interesar leer: El minero que se convirtió en héroe y ejemplo de trabajador modélico para los soviéticos]

Participó en los famosos frentes de Gaza y Palestina o Mesopotamia (entre otros) consiguiendo algunas célebres victorias sobre a los británicos. No existe constancia de que Rafael de Nogales y Lawrence de Arabia se conocieran personalmente, a pesar de que ambos participaran al mismo tiempo en algunas campañas.

Incluso, antes de que la Gran Guerra finalizase, el venezolano llegó a ostentar para el Imperio Otomano el cargo de gobernador militar del Sinaí en Egipto. Pero cuando la guerra acabó, el hecho de que Rafael de Nogales hubiese participado en el bando perdedor provocó que no apareciera (o tuviera una mención especial) en las crónicas que se publicaron posteriormente sobre el conflicto militar y sus protagonistas.

Las siguientes dos décadas las pasó prácticamente colaborando en un buen número de guerras y conflictos en Centroamérica, pero sobre todo centro parte de su carrera a escribir sobre su experiencia (de ahí surgió un libro autobiográfico en 1925 titulado ‘Cuatro años bajo la media luna’) además de dedicarse profesionalmente a dar conferencias por los Estados Unidos y Europa.

[Te puede interesar leer: El sansón de Extremadura, el héroe militar que pasó de la gloria al infierno]

En 1935 recibió el encargo del presidente de Venezuela, Juan Vicente Gómez, de realizar tareas diplomáticas y de estudio de la estructura militar de Panamá, país en el que falleció un año después debido a unas complicaciones postoperatorias a los 59 años de edad.

Lamentablemente, a Rafael de Nogales Méndez nunca se le rindió un homenaje (ni tan siquiera póstumo) ni figura en los libros de Historia como uno de los venezolanos más destacados internacionalmente.

Fuente de la imagen: Wikimedia commons

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente