'Quinceañera': el "experimento" de Televisa que convirtió a Thalía en una estrella

·5 min de lectura

En 1987, Televisa decidió hacer un "experimento". Viendo cómo crecía el público juvenil en todas las áreas (era el auge de grupos como Flans, Pandora, Timbiriche, Fandango...) Emilio Azcárraga Milmo decidió que era el momento adecuado para probar si una telenovela de temática y elenco juvenil podría funcionar en un horario vespertino, el de las 7 de la noche, que había estado dedicado por varios años a programas de concurso como XE-TU.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver este contenido si te aparece no disponible debido a tus preferencias de privacidad

La comisión recayó en Carla Estrada, quien llevaba relativamente poco tiempo dedicada a la producción (apenas un par de años) que de inmediato se dio a la tarea de buscar un argumento adecuado para el proyecto encargado. Así, con la ayuda del exactor convertido en guionista René Muñoz, adaptaron el libreto original de Edmundo Báez y Jorge Durán, quienes lo escribieron para cine. La película, de 1958, fue protagonizada por Martha Mijares, Tere Velázquez y Maricruz Olivier (las tres ya fallecidas), y contaba la historia de las ilusiones de tres jovencitas, una de clase alta, una de clase media y una chica de clase trabajadora, por cumplir quince años cada una en su propio contexto social.

Estrada decidió que esa era una buena base para contar una historia, pero que necesitaba tocar temas que fueran relevantes para ese momento. De este modo se convirtió en la historia de dos amigas en polos opuestos del espectro social; Maricruz era hija de un burócrata y de una mujer con ínfulas sociales, que menospreciaba su entorno, mientras que Beatriz era hija de una exitosa abogada cuyo marido, al sentirse desplazado por su mujer, tenía una aventura con otra mujer.

Las dos chicas tenían sus intereses románticos: Pancho, un aprendiz de mecánico que estaba enamorado de Maricruz y Gerardo, el hermano de esta, se relacionaba con Beatriz para salir de pobre pero la dejaba embarazada. Esta línea argumental se volvió un ligero escándalo al salir al aire, sobre todo porque Thalía, que interpretaba al personaje de la chica encinta aún tenía 15 años durante las grabaciones.

Por otra parte, Estrada y Muñoz concibieron una subtrama en la que Maricruz (papel que le fue otorgado a Adela Noriega, que ya había estado llamando la atención en otros programas y con personajes pequeños, pero no había tenido éxito en su primera ventura protagónica como la gitana titular en 'Yesenia', que fue un fracaso abismal) era violada por el pandillero 'Memo' (Sebastián Ligarde).

Esto sí fue considerado inaceptable por los censores de aquellos años —ahora en 'La rosa de Guadalupe' es cosa ordinaria- y luego de apelar ante la dirección literaria de Televisa, Estrada y sus escritores llegaron a un compromiso: la chica creería que fue violada, pero no sería así, para poder abrirle un camino hacia el amor con el personaje de Ernesto Laguardia. También se hicieron alusiones (aunque mucho más veladas) al consumo de estupefacientes, al pandillerismo y problemas considerados en ese entonces como enfermedades juveniles como la anorexia o el suicidio.

La elección de las protagonistas fue quizá el acierto más grande que tuvo Estrada: la Noriega, que a la sazón tenía 22 años, era ideal para el personaje: su manera naturalista de manifestar el sufrimiento de la chica que interpretaba compensaba sus deficiencias histriónicas (porque, hablando claro, Adela Noriega nunca ha sido buena actriz, pero su carisma la compensaba con creces) mientras que Thalía, que ya había trabajado con la productora en 'Pobre señorita Limantour', haciendo de la media hermana de Ofelia Cano, se convirtió en una auténtica estrella.

Los espectadores se enamoraron de su lozanía y su naturalidad; su línea argumental fue adquiriendo más y más importancia hasta llegar al punto de que al público le importaba más saber qué sería de ella, que de Maricruz (y claro, los escritores se metieron en otro problema con los censores: la adolescente embarazada al ser menor de edad, no podía ser madre soltera; el aborto no podía ser abordado de ninguna manera, así que optaron por la única opción posible: un aborto espontáneo).

La telenovela fue un fenómeno: los ratings, a esa hora, fueron los mejores que había tenido en años la televisora: Thalía, que en ese momento era parte de Timbiriche (y cantaba el tema de la telenovela, que se volvió un hit en la radio) comenzó a aparecer en todas las revistas (y le provocó un caso de envidia terminal a Paulina Rubio) y Adela de inmediato ligó otro proyecto: 'Dulce Desafío', con Eduardo Yáñez (que es el actor con quien más veces trabajó a lo largo de su carrera). Después, Pedro Damián, que fue el director de escena de esta telenovela, produjo dos versiones de la misma: 'Primer amor a 1000 x hora' con Anahí y Kuno Becker (fue la telenovela que lanzó a la fama a Valentino Lanús) y diez años más tarde 'Miss XV' con Natasha Dupeyrón y Paulina Goto, aunque ninguna de las dos tuvo tanto éxito como esta primera versión.

Thalía en la presentación de 'Quinceañera'/Captura de YouTube
Thalía en la presentación de 'Quinceañera'/Captura de YouTube

Por años, el horario de las 19:00 se consideró el 'horario juvenil' y presentó muchas historias que fueron grandes éxitos como 'Cadenas de amargura', 'La dueña', 'Alcanzar una estrella' y 'La pícara soñadora', entre otras, que fueron semillero de estrellas de su generación, aunque ninguna dejó una huella tan honda como 'Quinceañera', que aún 35 años más tarde sigue siendo un auténtico clásico del melodrama y tan fresco como el primer día, o como el cutis de una quinceañera.

TAMBIEN TE PUEDE INTERESAR

EN VIDEO: La única mujer que transforma por completo a Eduardo Yáñez

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente