Quince grandes cárnicas y lácteas del mundo emiten casi tanto metano como UE

Sharm el Sheij, 15 nov (EFE).- Las emisiones de metano conjuntas de cinco de las empresas cárnicas más grandes del mundo y de diez de los mayores grupos lácteos ascienden a 12,8 millones de toneladas, el equivalente al 83 % de la huella de metano de toda la Unión Europea, según un informe.

Estas empresas emiten más metano que países como Rusia, Canadá o Australia, según el estudio, elaborado por la fundación Changing Markets y el Institute for Agriculture and Trade Policy de Estados Unidos y publicado en vísperas de que la cumbre del clima de Egipto, COP27, revise el Compromiso Mundial sobre el Metano lanzado en 2021.

Las emisiones de metano combinadas de las empresas rivalizan con las de la UE (83%) y Rusia (115%) y superan con creces las de Canadá (377 %), Australia (355 %) y Alemania (705 %), añade el informe, que concluye que juntas son responsables del 3,4 % de las emisiones mundiales de metano procedentes de la actividad humana.

Entre las empresas analizadas, destaca el grupo cárnico brasileño JBS, cuyas emisiones de metano se estiman en 4,8 millones de toneladas, superando las emisiones combinadas del ganado de Francia, Alemania, Canadá y Nueva Zelanda.

Por detrás se sitúan la también cárnica brasileña Marfrig (1,9 millones) y dos compañías de Estados unidos, la cárnica Tyson (1,6 millones) y el grupo lácteo DFA (0,9 millones).

El "top 5" lo completan, con 0,5 millones de toneladas de metano emitidas cada una, las lácteas Lactalis (Francia) y Fonterra (Nueva Zelanza).

Con 0,4 millones de toneladas figuran Saputo (Canadá), Yili (China); con 0,3 millones, FrieslandCampina (Holanda), Arla (Dinamarca), Nestle (Suiza) y WH Gruop (China); con 0,2 millones Danone (Francia), y con 0,1 millones Danish Crown (Dinamarca) y DMK (Alemania).

Además, las emisiones de gases de efecto invernadero combinadas de estas empresas superan a las de Alemania, la cuarta economía mundial, y a las de gigantes del petróleo y gas como ExxonMobil, BP y Shell.

A pesar de su "enorme" huella climática, sólo seis de las firmas analizadas informan plenamente de sus emisiones, incluidas las de los animales de sus cadenas de suministro, que representan el 90 % de la huella climática del sector.

Además, ninguna de ellas publica información sobre las emisiones de metano de sus cadenas de suministro y, por tanto, es difícil evaluar sus planes y compromisos climáticos.

"Las emisiones de metano de las grandes empresas cárnicas y lácteas rivalizan con las de los Estados, pero ocultan su colosal huella climática tras un barniz de ecologismo y objetivos netos cero", ha denunciado la directora Institute for Agriculture and Trade Policy, Shefali Sharma

En su opinión, ninguna hará lo necesario para reducir sus emisiones de forma voluntaria, por lo que los gobiernos deben establecer normas concretas para regularlas y apoyar a los agricultores a abandonar la ganadería industrial o intensiva.

En la cumbre de Glasgow, 130 países acordaron reducir un 30 % las emisiones de metano para 2030, pero hacerlo basándose en soluciones tecnológica en lugar de reduciendo el número de cabezas de ganado hará que ni si quiera Estados Unidos y la Unión Europea logren alcanzar este objetivo.

La ganadería es responsable del 32 % de las emisiones mundiales de metano, gas de efecto invernadero diez veces más potente que el CO2.

El objetivo de limitar el calentamiento mundial a 1,5 grados pasa por la rápida disminución de las emisiones de metano, concluye el informe. EFE

atm/pss

(c) Agencia EFE