¿Quieres pasar a una semana laboral de 4 días? —Así puedes hacer una prueba piloto, según un experto

·4 min de lectura
Unsplash.

La idea de una semana laboral de cuatro días es cada vez más popular.

Ensayos muy publicitados en Nueva Zelanda, Islandia y Japón demostraron que el bienestar de los participantes mejora y son más productivos tras reducir su horario.

En Irlanda se está llevando a cabo un ensayo, y los gobiernos de España y Escocia prometieron dinero para financiar pruebas en los próximos meses.

El escritor Joe Sanok tiene más experiencia con la semana de cuatro días que la mayoría de la gente, ya que descubrió sus ventajas en la universidad. Se convirtió en una rutina con la que experimentó mientras crecía su propia empresa de consultoría y hacía podcasts.

Sanok escribió sus conclusiones en su libro «El jueves es el nuevo viernes: Cómo trabajar menos horas, ganar más dinero y dedicar tiempo a lo que quieres».

«Ahora mismo tenemos una oportunidad en la que los trabajadores pueden decir este es el tipo de trabajo que quiero, este es el horario que quiero«, resume Sanok.

Estos son sus consejos para hacer su propio experimento de la semana de cuatro días.

Antes de la prueba de una semana laboral de cuatro días

En primer lugar, tienes que averiguar si es posible hacer una prueba y cómo será.

Suponiendo que tu jefe o tu empresa hayan aceptado, deberías intentar hacer probar con miembros de tu equipo durante al menos dos o tres meses, según Sanok. Este periodo de tiempo te proporcionará datos con los que trabajar.

La siguiente etapa es definir los límites: «¿Acordamos no enviar correos electrónicos después de las cinco de la tarde? ¿Estamos diciendo que no vamos a trabajar en absoluto los viernes?», explica Sanok.

«Quizá sean un equipo de informáticos y necesiten a alguien de guardia que cubra la gestión de contraseñas. Habrá que trabajar en diferentes aspectos para establecer los límites de ese equipo», añade.

A continuación, hay que decidir cómo se va a medir el éxito. No estás inventando algo nuevo, recuerda Sanok. Por lo tanto, debe ser algo que ya se mida de alguna manera, ya sean las ventas, los proyectos individuales o la satisfacción del cliente.

Durante la semana de cuatro días

Una vez comience la prueba es importante reflexionar sobre cómo funciona todo para evaluar su progreso. Sanok recomienda hacerlo al final de la primera semana.

Este proceso consiste en poder dar a tu supervisor algunas pruebas cualitativas.

¿Cómo funcionaron los límites que se establecieron? ¿Es necesario ajustarlos? Por ejemplo, algunos trabajadores del ensayo de Islandia tuvieron que aumentar sus horas de trabajo después de que las redujeron inicialmente.

La segunda conversación que hay que mantener gira en torno a la medición del éxito de la prueba. ¿Cómo están actuando como equipo con respecto a ellas? ¿Hay algo que deba ajustarse?

Sanok recomienda realizar un análisis de 360º en el que se examinen todas las medidas de funcionamiento al final de cada mes. Incluye gráficos para mostrar los datos —si es necesario.

Además, hay que hablar con las personas involucradas para ver cómo emplearon su tiempo para añadir un enfoque más humano a los datos, opina Sanok.

Después de la prueba

Al final, redacta un informe que reúna todas las revisiones. Debes decir lo que aprendiste, exponer los beneficios y discutir lo que cambiarías en un ensayo a más largo plazo.

«A continuación, tu pequeño grupo se convertirá en líder dentro de la organización para llevar a cabo un cambio sistémico con la aprobación de tu supervisor», explica Sanok.

Sé realista

En última instancia, no todo el mundo puede trabajar cuatro días a la semana.

No siempre se puede cambiar la cultura de la empresa. Además, el cambio se puede adoptar de muchas maneras, lo que no significa necesariamente un fin de semana de tres días.

La clave para que funcione es centrarse en la productividad y asegurarse de que se utiliza el tiempo de la manera más eficiente posible. Esto será muy diferente para alguien que está de cara al cliente que para un analista de datos, por ejemplo.

AHORA LEE: Cambié de trabajo constantemente en mis primeros años laborales —fue la mejor decisión profesional que pude tomar

TAMBIÉN LEE: Por qué no debes revelar tu salario actual en una entrevista de trabajo —y qué responder para huir del aprieto

Descubre más historias en Business Insider México

Síguenos en FacebookInstagramLinkedInYouTube y Twitter

AHORA VE: