Quién nos iba a decir que en 2021 vestiríamos como lo hacía Britney Spears hace 20 años

Maria Aguirre
·4 min de lectura

En el año 2000 era Britney Spears una de las pocas que marcaba la pauta. En la música, porque sus ritmos poperos sonaban en radios de todo el mundo al tiempo que se agotaban en cuestión de segundos las entradas a sus conciertos y no dejaban de salirle imitadoras. En el mundo de la belleza porque no había quien no quisiera lucir melena rubia y llevar dos coletas, dos trenzas o moñitos como los suyos -con coleteros de pompones incluidos-. Y, en lo que respecta a la moda, porque presumir de piercing en el ombligo con pantalones de tiro bajo y crop tops era algo imperativo entre las adolescentes de la época.

Fue todo un icono milenial desde aquel preciso instante en el que le vimos con su rostro angelical bailando al ritmo de Baby one more time con un uniforme colegial. Un look que, por cierto, hoy no sería tan impensable ver por las calles de cualquier ciudad, si tenemos en cuenta que las faldas tableadas como las que han llevado durante años escolares de todo el mundo son ahora tendencia entre las reinas del street style. ¿Quién nos iba a decir que veinte años después de que la reina del pop -con permiso de Madonna- pusiera de moda todo aquello volvería a nuestro armario con tanta fuerza?

Podríamos tomar lo de las minifaldas con estampado de cuadros como una casualidad, pero nos estaríamos dejando muchas otras por analizar que demuestran que la teoría de que Britney sigue siendo musa en 2021 es cierta. Para empezar porque su nombre vuelve a estar en boca de todos después del estreno del polémico documental Framing Britney Spears auspiciado por The New York Times en el que se trata de dar respuesta a muchas de las preguntas que los fans de la artista se han hecho a lo largo de los últimos años sobre lo que verdaderamente ocurre entre ella y su familia. El por qué del movimiento #FreeBritney tras la pérdida del control de su dinero y su carrera, cómo se ha portado la industria con la cantante, qué es cierto y qué no sobre todo lo que se ha dicho sobre su salud mental... muchos interrogantes que a día de hoy siguen sin resolver.

Pero más allá de lo que concierne a la figura de Britney Spears como tal, el mundo de la moda parece haberse puesto de acuerdo en recuperar muchas de las prendas que la famosa rubia hubiera lucido hace dos décadas. Es cierto que hay una mirada a la estética de comienzo de milenio esta temporada y en esto la que fuera chica Disney tuvo mucho que decir.

Singer Britney Spears arrives at the elite Arista Records pre-Grammy Award party February 22 at the Beverly Hills Hotel. Spears is nominated as best new artist at the Grammy Awards this year. The Grammy Awards which will be presented February 23 in Los Angeles.    FSP/TB
Singer Britney Spears arrives at the elite Arista Records pre-Grammy Award party February 22 at the Beverly Hills Hotel. Spears is nominated as best new artist at the Grammy Awards this year. The Grammy Awards which will be presented February 23 in Los Angeles. FSP/TB

Esos tops de malla brillantes que seguro has visto lucir a más de una influencer recientemente ya los llevó Britney Spears. Del mismo modo que se hizo habitual de los chándal para los estilismos de calle aun cuando era prenda exclusiva del terreno deportivo y se atrevió con los monos de látex -imposible olvidar el suyo de color rojo que se enfundó para el videoclip de Oops I did it again- mucho antes de que las hermanas Kardashian los convirtieran en seña de identidad.

Todo esto por no hablar del que es uno de sus looks más célebres, aquel vestido vaquero con el que apareció del brazo de su entonces novio Justin Timberlake en la gala de los premios AMA en 2001. Una firme apuesta por el denim on denim que aún hoy es recordada por todos no solo por el hecho de explotar así el tejido vaquero sino porque ambos fueron capaces de poner en práctica esta preferencia de muchas parejas por ir perfectamente conjuntados. Ellos y no los Beckham tienen la culpa.

Singer Britney Spears and boyfriend Justin Timberlake of the group 'N Sync arrive at the 28th Annual American Music Awards January 8, 2001 at the Shrine Auditorium in Los Angeles. Spears is co-host of the awards show.
Singer Britney Spears and boyfriend Justin Timberlake of the group 'N Sync arrive at the 28th Annual American Music Awards January 8, 2001 at the Shrine Auditorium in Los Angeles. Spears is co-host of the awards show.

Si necesitas más motivos para creer que el armario de cualquier adolescente de ahora podría ser el de Britney Spears entonces no tienes más que recordar su eterna colección de tops. Los modelos sin mangas con cuello cisne, los asimétricos como los que ahora inundan las colecciones de cara a la próxima primavera, los que parecen haber sido recordados o incluso los conjuntos con chaquetas de punto a juego. Todos ellos claves para entender la moda de ahora y, sobre todo, el estilo de una artista que, pese a su estrepitosa caída, sigue siendo una de las más veneradas.

Singer Britney Spears rehearses her song "Baby Hit Me One More Time" during a rehearsal at the Staples Center, February 20 in Los Angeles. Spears will perform the song at the Grammy Awards which will be telecast from Los Angeles February 23. Spears is also nominated as Best New Artist.
Singer Britney Spears rehearses her song "Baby Hit Me One More Time" during a rehearsal at the Staples Center, February 20 in Los Angeles. Spears will perform the song at the Grammy Awards which will be telecast from Los Angeles February 23. Spears is also nominated as Best New Artist.

Más historias que te puedan interesar