¿Quién es Alice Marie Johnson, la mujer a la que Kardashian quiere que Trump perdone?

Kim Kardashian ha pedido al presidente Trump que perdone a Alice Marie Johnson, una bisabuela que cumple cadena perpetua por su implicación en una red multimillonaria de narcotráfico.

De acuerdo a Mic, la estrella de reality show y madre de tres hijos ha hablado varias veces con el asesor de la Casa Blanca Jared Kushner en un intento de priorizar el caso de la señora de 62 años. Lo hizo tras haber visto un vídeo en el sitio web del editor en el que aparecía la mujer y tras tuitearlo a sus 60 millones de seguidores.


“Hace varias semanas, Kim me preguntó cómo podría ayudar a Alice Johnson en su lucha para encontrar justicia”, eso dijo el abogado de Los Ángeles, Shawn Holley, al Daily News de Nueva York en noviembre. Desde entonces, Kardashian también ha defendido la causa de Cyntoia Brown. Brown es una mujer de 29 años que vive en Nashville y que está cumpliendo cadena perpetua por asesinar a un cliente cuando a los 16 años la obligaron a prostituirse.

Johnson ha estado presa 21 años desde que se la declararó culpable de delito de drogas y lavado de dinero en 1997, según un perfil realizado por Mic en 2013. Esta madre soltera vivía con sus cuatro hijos en Olive Branch, Misisipi. Quedó embarazada con 15 años. Se divorció de su marido en 1989 y se volvió adicta al juego, lo que la llevó a perder su carrera de 10 años en FedEx. Se declaró en bancarrota y su casa fue embargada, y un año más tarde, en 1992, mataron a su hijo mientras conducía una moto scooter.


Luego Johnson se vio involucrada en el tráfico de drogas y se relacionó específicamente en una organización multimillonaria que trasportaba cocaína desde Memphis. Según Mic, durante el juicio, los compañeros de Johnson conspiraron contra ella y la hicieron responsable, a pesar de que su participación había sido mínima (sostiene que nunca vendió drogas sino que ayudaba con las comunicaciones dentro de la organización), lo cual le valió una sentencia de cadena perpetua en el Correccional de Aliceville, Alabama, sin derecho a libertad condicional, más 25 años.

De acuerdo a la petición de Change.org llamada Concedan el indulto a Alice Marie Johnson, quien cumple cadena perpetua, lanzada por uno de sus hijos y firmada por casi 209 000 personas que la apoyan, Johnson ha llevado una vida ejemplar en prisión, hizo de mentora con otros reclusos y se ordenó como pastora. Incluso ha concedido entrevistas por Skype a la Universidad de Yale y Google.

“Ella ha estado en prisión 21 años y morirá allí a menos que el presidente Trump le conceda el indulto”, dice la petición.

Foto: Cando

Si bien Johnson se ha ganado el apoyo de varios demócratas, no estuvo en la lista de 231 personas indultadas por el presidente Obama por delitos relacionados con drogas a finales de 2016. “Cuando surgieron los criterios para indultar [bajo la presidencia de Obama], por supuesto que lo pensé. De hecho, estaba convencida de haber cumplido de sobras todos los criterios”, dijo Johnson en un vídeo producido por Mic en 2017. “Tuve una conducta 100 % perfecta todo el tiempo, todo el tiempo que pasé en prisión, sin infracciones del código disciplinario. Estoy presa por un primer delito no violento que cometí”.

Agregó: “Una vez un familiar me dijo, y jamás lo olvidaré, dijeron que venir a visitarme a la cárcel era como visitar un cementerio. Decían que podían ver el lugar donde descansa mi cuerpo, pero nunca podrían llevarme de vuelta a casa”.

En la actualidad, el 39 % de la población carcelaria está en prisión a pesar de que estos reclusos representan un riesgo mínimo para el público, según afirma un informe publicado por el Time titulado How Many Americans Are Unnecessarily Incarcerated? (¿Cuántos estadounidenses están encarcelados de forma innecesaria?). Esto en parte se debe a que están ahí por delitos no violentos y se pueden beneficiar de diversos tratamientos de rehabilitación. En otras palabras, podrían recibir una sentencia más adecuada con alternativas a la prisión o con períodos más reducidos de reclusión, lo cual supondría un impacto limitado en la seguridad pública. “La liberación de estos reclusos ahorraría 20 000 millones de dólares al año, suficiente como para emplear a 270 000 nuevos agentes de policía, 360 000 agentes de libertad condicional o 327 000 maestros”, dice el Time, el cual hace referencia a un informe de 2011 de ProPublica que descubrió que los reclusos blancos tienen cuatro veces más oportunidades de ser indultados.

Según TMZ, Johnson ha respondido al gesto de Kardashian con una carta sincera en la que decía que al enterarse de la identidad de la activista, “tuve que tomarme un tiempo para procesarlo y digerir la noticia de que era yo a quién te referías. No existen palabras suficientes para expresar mi profunda y más sincera gratitud”.

La abuela añadió: “Señora Kardashian, usted está ayudándome literalmente a salvar mi vida y a que mi familia me tenga de vuelta en casa. Me estaba ahogando y usted me ha tirado un salvavidas… Creo que la historia recordará que Kim Kardashian tuvo la valentía de oponerse a la reclusión de personas y que fue una figura clave para que la reforma de la justicia penal fuera una realidad”.

Elise Solé