Intenta cruzar a EE. UU. con 50 quesos escondidos bajo unas mantas y la multan

·3 min de lectura

Por la zona en la que ocurrieron los hechos, en el paso fronterizo entre Estados Unidos y México, y el lugar de origen de la mujer protagonista del mismo, Alburquerque, esta noticia bien podría haber sido escrita por Vince Gilligan y Peter Gould para un capítulo de su serie Better Call Saul. Sin embargo, no se trata de ficción, sino de realidad y desde la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos han publicado un comunicado y una imagen de la mercancía incautada: quesos.

Los quesos fueron incautados y destruidos. (Foto: Aduanas y Protección Fronteriza de EE. UU.)
Los quesos fueron incautados y destruidos. (Foto: Aduanas y Protección Fronteriza de EE. UU.)

Según se puede leer en el mencionado comunicado, publicado este viernes, los oficiales de Aduanas y Protección Fronteriza de EE. UU. del cruce fronterizo con El Paso en Paso Del Norte se incautaron de casi 50 kilos de queso que una mujer intentó introducir de manera fraudulenta en territorio estadounidense el 6 de septiembre.

No eran aún las siete de la mañana cuando procedente de México llegó al paso fronterizo un vehículo identificado como una GMC Yukon 2011. En el interior viajaba una mujer estadounidense de Albuquerque (Nuevo México) que declaró a los servicios de aduanas que llevaba consigo 10 piezas de queso.

Cuando el oficial procedió a comprobar que la mercancía declarada se ajustaba a la que había en el interior del coche descubrió que, si bien esos 10 quesos estaban en el maletero, en los asientos traseros había muchos más. Bastó con levantar las mantas con las que habían sido cubiertos para descubrir que la mujer intentaba introducir 50 quesos más de los declarados con un peso aproximado de un kilo por pieza.

Por su acción, esta ciudadana ha recibido una multa de 1.000 dólares (1.013,58 euros), se le han retirado los quesos y se la puso en libertad. “El queso de contrabando”, señala el comunicado, “fue incautado y destruido de acuerdo con las pautas existentes”.

Ray Provencio, director del puerto de CBP El Paso, ha aprovechado el suceso para recordar que “los viajeros pueden importar queso acorde con los niveles de consumo personal. Algunas ruedas generalmente estarían bien, pero no 60. No se declaró y esa cantidad sería una cantidad comercial y se aplicarían requisitos de informes adicionales”.

Desde la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos explican en su comunicado que “la leche, la crema, el helado, la mantequilla y muchos quesos están sujetos a restricciones de cuota administradas tanto por CBP como por el Departamento de Agricultura. Todos los productos lácteos están sujetos a los requisitos del Servicio de Inspección de Sanidad Animal y Vegetal (APHIS) del Departamento de Agricultura. También están sujetos a los requisitos de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA)”.

En cuanto a la leche y la nata, estos son alimentos que “no pueden importarse sin un permiso de la FDA” y “todas las importaciones comerciales de productos alimenticios y bebidas requieren la presentación de un aviso previo ante la FDA, y los fabricantes y/o distribuidores extranjeros de productos alimenticios deben registrarse ante la FDA antes de que sus productos puedan ser admitidos”.

Requisitos que no fueron cumplidos por la mujer a la que interceptaron una cantidad de quesos por encima de la declarada y que, dada la suma total, no podía justificarse como para consumo personal.

EN VÍDEO | El truco sencillo para evitar que el queso del sándwich se quede pegado en la sandwichera