Querer y follar en el siglo XXI: cuando tener pareja deja de ser un objetivo vital

Carlota E. Ramírez
·Periodista de Sociedad, Feminismo y Juventud en El HuffPost.
·2 min de lectura
Una mujer usando tinder.  (Photo: FilippoBacci via Getty Images)
Una mujer usando tinder. (Photo: FilippoBacci via Getty Images)

La forma de relacionarnos afectivamente, de formar parejas y, por qué no decirlo, de follar, ha cambiado mucho durante los últimos años. El acceso a la información, las nuevas tecnologías y las aplicaciones de ligar tienen mucho que ver con esta transformación (¿qué joven no conoce Tinder?). La monogamia empieza a cuestionarse y se busca cada vez más implicación emocional y sinceridad en cualquier tipo de relación para no caer en la fast food del sexo o el consumo desenfrenado de cuerpos. Las nuevas generaciones empiezan a cansarse de quienes van dejando cadáveres emocionales después de echar un polvo, pero también de la pareja y la familia tradicional como objetivo vital.

De todo ello habla la periodista, filósofa y escritora argentina Tamara Tenenbaum (Buenos Aires, 1989) en su libro El fin del amor: Amar y follar en el siglo XXI (Ed. Seix Barral). Tenenbaum analiza qué pasa cuando dejamos de centrarnos en el matrimonio como un fin en la vida y abrimos nuestras prioridades a las amistades, a otro tipo de relaciones o al poliamor. Cuando dejamos de ver la soltería como “una fase” para conseguir pareja o un fracaso y nos acercamos al fin del amor romántico. Y propone otro tipo de amor: uno construido desde los cuidados, el afecto y la libertad. “La monogamia siempre ha sido compleja, pero ahora buscamos simetría y sinceridad: cuidar del otro y ser sincero como forma de cuidado”, explica.

La periodista y escritora argentina Tamara Tenenbaum. (Photo: Rodrigo Mendoza)
La periodista y escritora argentina Tamara Tenenbaum. (Photo: Rodrigo Mendoza)

El “amor libre” y el “amor gratis”

En este sentido, pone de relieve la importancia de diferenciar entre “amor libre” y “amor gratis”, es decir, el mantener relaciones afectivas con muchas personas y el consumo de cuerpos. El amor libre es “cuando uno se atreve a escuchar al amor y reconoce diferentes deseos en otras personas”. El amor gratis, en cambio, &ldquo...

Este artículo apareció originalmente en El HuffPost y ha sido actualizado.