Primera querella de la fiscalía en España por insultos racistas en el fútbol

·2 min de lectura
Iñaki Williams se lleva las manos a la cabeza tras una jugada durante el partido liguero entre el Athletic y el Osasuna disputado el 16 de febrero de 2020 en la ciudad española de Bilbao
Iñaki Williams se lleva las manos a la cabeza tras una jugada durante el partido liguero entre el Athletic y el Osasuna disputado el 16 de febrero de 2020 en la ciudad española de Bilbao

Un fiscal de Barcelona presentó una querella contra dos aficionados por presuntamente lanzar insultos racistas al futbolista del Athletic Bilbao Iñaki Williams durante un partido de Liga, la primera demanda de este tipo en el fútbol español.

La querella de la fiscalía de delitos de odio de Barcelona, que debe ser aceptada a trámite por el juez instructor, se conoció este lunes si bien está fechada en octubre.

En el texto, al que tuvo acceso la AFP, el ministerio público acusa a los dos hinchas del club catalán Espanyol de Barcelona de presuntos delitos contra los derechos fundamentales por "lesión de la dignidad de las personas por motivos de discriminación relativos a la nación u origen nacional".

La investigación tiene su origen en una denuncia de la Liga Nacional de Fútbol ante la fiscalía por los insultos que recibió el jugador bilbaíno de padres ghaneses en el encuentro contra el Espanyol de la 21ª jornada de la pasada temporada, el 25 de enero.

Al abandonar el campo tras ser sustituido, Williams recibió "gritos de menosprecio hacia su persona, con la indudable intención de humillarle y lesionar su dignidad por motivos racistas", afirma la fiscalía en su querella.

El ministerio público destaca los gritos imitando a monos lanzados por los acusados al jugador y que han sido proferidos "en diversas ocasiones por grupos de aficionados de distintos países para menoscabar la dignidad de los futbolistas de raza negra".

Las gestiones del equipo de seguridad del Espanyol y de la policía permitieron la identificación de tres aficionados, aunque uno de ellos es menor de edad y no puede ser acusado, según se desprende de la querella de la fiscalía.

"Ojalá sea el primer paso para acabar con el racismo. Tolerancia cero", reaccionó Iñaki William en su cuenta de Twitter.

El incidente fue condenado por los dos clubes y la Federación Española de Fútbol (RFEF) había abierto una investigación.

gr-dbh/mcd