¿Qué va a pasar en Siria ahora que Donald Trump es presidente?

Donald Trump ya es el nuevo presidente de Estados Unidos. Unas elecciones que no solo han tenido trascendencia en el país, sino que han sido seguidas masivamente en el resto del mundo. Como gran potencia que es, había mucho interés en países como México, Israel, Arabia Saudí o en la propia Unión Europea por saber qué política exterior van a seguir los estadounidenses a partir de ahora.

La victoria de Hillary habría supuesto previsiblemente un cierto continuismo, pero la llegada del magnate ha desatado la incertidumbre, también en Siria, donde millones de personas se han convertido en desplazados tras un conflicto que ya supera los cinco años. Hasta el momento, EE.UU. ha sido una pieza muy importante en el desarrollo de los enfrentamientos, ¿pero qué pasará a partir de ahora? Estos son algunas de las pistas que ha ido dejando Trump.

Trump nuevo presidente de Estados Unidos

La situación actual

Estados Unidos forma parte de una coalición en la que también está presente Arabia Saudí que está bombardeando al Daesh (más conocido como ISIS o Estado Islámico). La política exterior hasta el momento ha sido la de rechazar tanto a Assad como a los terroristas y apoyar con armas y económicamente a grupos rebeldes que se oponen al régimen del actual presidente. Esto ha provocado enfrentamientos con Rusia (gran aliado de Assad) e Irán.

Su opinión sobre Siria

A lo largo de la campaña, han sido escasas las intervenciones de Trump sobre Siria, por lo que hay un absoluto desconocimiento sobre la forma en la que pretende actuar. Mientras que Hillary Clinton tenía un conocimiento más amplio de la región, ya que fue secretaria de Estado hasta 2012, lo cierto es que el magnate se ha mostrado muy poco asertivo, aunque ha dado pinceladas sobre todos los actores que a continuación se van a analizar.

Salir o no de la guerra

Trump no se ha pronunciado al respecto, pero sus declaraciones en las que defiende mejorar las relaciones con Putin hacen temer la posibilidad de que Estados Unidos se desentienda de Siria y deje que los rusos impongan su influencia. En ese contexto, sería Assad el principal beneficiado, que tendría vía libre para recuperar el país pese a que el Gobierno tiene sobre sus espaldas la mayoría de las muertes de civiles. Sus reiterados discursos en los que apela a hacer una política más nacional y no inmiscuirse en los asuntos internacionales hacen temer también que opte por el aislacionismo. Será clave el perfil de secretario de Estado que elija.

Qué hacer con Assad

Pese a que han sido varias las referencias negativas hacia la labor del presidente sirio “Assad es malo”, “no me gusta Assad”, lo cierto es que siempre ha dejado una coletilla inquietante en la que apoyaba la labor del régimen. “Assad está luchando contra el ISIS”, ha repetido en varias ocasiones, poniendo el enfoque en que lo primero es acabar con los terroristas y que para eso el Gobierno es un aliado. Un deshielo en las relaciones entre Rusia y Estados Unidos fortalecería mucho la actual posición de Assad.

No le gustan los rebeldes

Trump no comparte la política de su predecesor, Obama de armar a grupos rebeldes que se enfrenten a Assad y al ISIS. No son muchos los mensajes que ha pronunciado sobre esto, pero cuando ha hablado lo ha hecho claro. “Terminan siendo peores cuando les armamos”.

Mejorar las relaciones con Rusia

Hasta el momento las relaciones entre Estados Unidos y Rusia han empeorado radicalmente como consecuencia de la guerra en Siria. Los rusos han bombardeado Alepo y se ha producido una crisis humanitaria en la que Putin se ha mostrado inclemente. Al contrario que Obama, Trump siempre se ha mostrado elogioso hacia el líder salido de la KGB. Lo ha descrito como “un líder poderoso” y “un hombre respetado dentro de su país y más allá”. Piropos que Putin le ha devuelto e incluso en la felicitación por su victoria apuesta por un deshielo en las relaciones. Parece claro que Estados Unidos va a cambiar su política exterior en Siria, lo que está por ver es cuánto.

Su visión sobre el Estado Islámico

Para Trump es el gran enemigo en Siria y está dispuesto a combatir al Daesh con tropas incluso en el terreno, pero para él, tal y como se ha comentado antes, los aliados naturales son los rusos y el presidente sirio Assad.

El futuro de los refugiados

El magnate se ha mostrado especialmente duro con la inmigración como por ejemplo con su propuesta de construir un muro con México, por lo que es lógico pensar que su política hacia los refugiados no va a ser de bienvenida. Sus comentarios xenófobos y algunos casos en la campaña, como la comparación que hizo su hijo con caramelos envenenados, no hacen pensar que vaya a haber una política de acogida.

Javier Taeño (@javiertaeno)

Al usar Yahoo aceptas que Yahoo y sus socios puedan utilizar cookies para personalización y otros fines