¿Qué tipos de personalidad son más proclives a la felicidad?


Todos nosotros queremos alcanzar el ansiado bienestar, pero según estudios recientes, no todos los tipos de personalidad están igual de preparados. Conocer cuales de estos rasgos hacen que una persona sea más propicia a alcanzar la felicidad es importante, puesto que algunos de ellos pueden cultivarse.

Según tres importantes modelos de investigación y estudio psicológico, el bienestar posee 11 dimensiones, que en teoría deben darse simultáneamente para alcanzar el mayor grado posible de felicidad, a saber:

1. Emociones positivas numerosas (una alta frecuencia e intensidad en buen humor y emociones positivas)
2. Emociones negativas escasas (una baja frecuencia e intensidad en mal humor y emociones negativas)
3. Satisfacción de vida (una evaluación subjetiva positiva sobre la vida de uno)
4. Autonomía (ser independiente y capaz de resisistir las presiones sociales)
5. Dominio ambiental (la habilidad de dar forma al ambiente para que se adapte a los deseos de uno)
6. Crecimiento personal (desarrollo continuo en oposición a un estado fijo)
7. Relaciones positivas (contar con relaciones interpersonales cálidas y de confianza)
8. Auto aceptación (contar con una actitud positiva hacia uno mismo)
9. Propósito y sentido en la vida (un sentido claro de dirección y significado en los esfuerzos que uno hace, o una conexión con algo mayor que uno mismo)
10. Compromiso en la vida (verse absorbido, interesado e involucrado en actividades y en la vida
11. Logros (progreso hacia el objetivo y consecución, sentimiento de maestría, eficacia, y competencia)

Bien, pues según recientes trabajos de dos psicólogos estadounidenses, el muy reconocido Scott Barry Kaufman y la figura emergente Jessie Sun, los modelos basandos en las anteriormente citadas 11 dimensiones clásicas, no encajan demasiado con lo observado en las entrevistas con más de 700 participantes.

En las entrevistas, basadas en un modelo propio y novedoso, los psicólogos trataron de estudiar aspectos persones inspirados en el modelo de los cinco grandes: extraversión, apertura a la experiencia, responsabilidad, cordialidad y neuroticismo, si bien estudiando dos aspectos de cada uno de esos cinco rasgos. En opinión de ambos investigadores, esto produce un número más elevado de perfiles de la personalidad que pueden reconocerse.

De los 10 tipos de aspectos personales que emergieron de su modelo, ambos psicólogos descubrieron que había cinco ampliamente relacionados con el bienestar, dos que lo estaban parcialmente y tres que no eran en absoluto predictivos de la felicidad.

Los cinco rasgos ampliamente relacionados con la felicidad conducen a cinco formas de alcanzarla. Estos son los cinco aspectos en los que deberías de puntuar alto si quieres alcanzar el bienestar en múltiples aspectos de tu vida:

1 Entusiasmo. La gente que puntua alto en esto es amistosa, sociable, expresiva emocionalmente, y con tendencia a pasarselo muy bien en la vida.

2 Bajo nivel de renuncia. La gente que puntúa alto en renuncia suelen desanimarse fácilmente, y a menudo se ven abrumados. Tienen tendencia a la reflexión son conscientes de sí mismos demasiado a menudo. Como resultado son susceptibles de padecer depresión y ansiedad. En cambio los bajos niveles de renuncia predicen una mayor satisfacción con la vida, emociones positivas numerosas y emociones negativas escasas.

3 Laboriosidad. La gente laboriosa está orientada a alcanzar logros y a la autodisciplina, son eficientes, decididos y competentes. La laboriosidad está fuertemente asociada con el coraje, la pasión y la perseverancia para alcanzar objetivos a largo plazo. Este rasgo se asocia con la satisfacción por la vida, las emociones positivas numerosas y las emociones negativas escasas. También con la autonomía, el dominio ambiental, la auto-aceptación, el sentido y propósito de la vida, el compromiso y los logros.

4 Compasión. Las gente que se compadece se preocupa por las emociones y el bienestar de los demás. La compasión se correlaciona con las emociones positivas numeosas, el dominio ambiental, las relaciones positivas, la autoaceptación, el sentido y propósito de la vida, el compromiso y los logros.

5 Curiosidad intelectual. Los participantes que puntuaban alto en este rasgo estaban abiertos a las nuevas ideas, disfrutaban pensando profundamente y de forma compleja. Tendían a reflejarse mucho en sus experiencias. La curiosidad intelectual preduce la autonomía, el dominio ambiental, el crecimiento personal, la autoaceptación, el sentido y propósito de la vida, y los logros.

¿De modo que quieres alncazar un alto nivel de bienestar? Pues ya sabes, debes de ser entusiasta, perseverante, trabajador, compasivo y amante del saber. ¡Ponte manos a la obra!

Por cierto, los dos rasgos que predecían sólo parcialmente el grado de bienestar eran la atoafirmación y la apertura creativa. En cuanto a los tres aspectos que no predecían en absoluto el grado de bienestar de una persona, eran estos: amabilidad, disciplina y volatilidad.

Me enteré leyendo LiveScience.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente