El mito de los famosos millonarios que Odalys Ramírez echó por tierra

·4 min de lectura
Odalys Ramírez/Getty Images.
Odalys Ramírez/Getty Images.

Existe la noción de que los famosos suelen tener muy altos ingresos por sus participaciones en cine, televisión o en la industria musical. Esto sin duda se debe a los reportes que se hacen de estrellas de Hollywood como Tom Cruise o en su momento Jim Carrey, quienes cobran verdaderas millonadas y en dólares por sus proyectos.

En México hay una gran diferencia; es cierto que algunos artistas pueden negociar jugosos contratos o lograr buenas pagas (existen al menos dos sistemas de pago por la realización de un trabajo, en un esquema de nómina, con un pago fijo a lo largo del tiempo, como lo fueran las famosas "exclusividades" de Televisa y TV Azteca, que hoy en día están casi extintas, y otro llamado “por honorarios”, que es cuando un colaborador no está sujeto a horarios fijos, sino que cobra una suma total por proyecto).

Pero en realidad amasar un patrimonio de rico es bastante más difícil y eso puso a Odalys Ramírez en tendencia, al revelar la presentadora, quien es muy popular, cómo es que realmente se les paga a algunas celebridades mexicanas que no necesariamente son muy famosos, pero lo mismo persiguen mantener una vida dignamente, con un sueldo que les alcance.

A través de una dinámica de preguntas y respuestas en su Instagram personal, Odalys aclaró la duda de unos seguidores sobre cómo reciben sus pagos las celebridades y qué es lo que hacen para obtener ganancias grandes, lo que puntualizó la pareja de Patricio Borghetti, no siempre es el caso "no nos pagan una millonada como la gente cree", señaló.

En un video compartido, la guapa actriz, estrella de realities y presentadora mencionó, mientras se ejercitaba en una bicicleta fija en un gimnasio, que muchas veces todo depende en qué esquema están contratadas las celebridades para recibir sus ingresos, y si bien no se quejó de su salario como conductora, sí dejó entrever que muchas veces es necesario tener otras fuentes de ingresos para tener una estabilidad y que estas mismas no necesariamente están vinculadas al medio artístico.

Esto que señala Odalys es una realidad: muchas figuras complementan sus ingresos (sobre todo si no tienen proyectos al aire, en caso de la televisión, como suelen ser las telenovelas, programas de concurso, reality show o magazines) haciendo inversiones de sus ahorros: lo mismo hay quienes invierten en la bolsa de valores o en bienes raíces —que es lo más aconsejado por consultores financieros, como la reconocida asesora mexicana Sonia Sánchez-Escuér, quien bajo el alias de @blogylana suele dar consejo a través de sus redes sociales y YouTube, con un amplio seguimiento que incluye a numerosas celebridades freelance (es decir, sin contrato exclusivo) que se han beneficiado de sus consejos para el ahorro o la inversión —, así como en negocios que les pueden llegar a resultar redituables.

Mientras algunas figuras, algunas más famosas que la misma Odalys, como Galilea Montijo o Andrea Legarreta, la popular dupla de conductoras del cotidiano 'Hoy', sí tienen una iguala exclusiva por parte de la empresa en la que laboran (iguala es el término que se refiere a la cantidad fija que perciban al mes, sin importar las intervenciones que tengan en pantalla, con un mínimo establecido y un máximo que, si se excede genera un bono), complementan sus ganancias al prestar su imagen para catálogos de moda y calzado, o comerciales de productos de belleza, de higiene, o farmacéuticos.

Esta es una costumbre que tiene muchos años cimentada en la publicidad: basta recordar algunas campañas memorables, como la de Silvia Pinal para una famosa crema facial, la de Helena Rojo para una línea de maquillaje (¿recuerdan el slogan 'No me odies por ser bonita'?), Lucía Méndez para una línea de camisas para hombre o Alma Delfina (de 'Cachún Cachún Ra-Rá') como la primera imagen, fresca juvenil y divertida, de unas toallas femeninas (esto la hizo pionera en promover estos productos, que nunca habían usado a una figura pública antes). 

Incluso María Félix tuvo un lucrativo contrato con Miss Clairol, anunciando el tinte para cabello, con la famosa frase 'Es un lujo, pero lo valgo', causando una auténtica sensación y embolsándose la nunca vista cantidad de siete millones de pesos (de 1983).

Los cantantes no ganan tanto ahora de sus discos, sino de sus presentaciones en vivo (lo que reciben por descargas en plataformas como Apple Music o Spotify es literalmente una bicoca), algo que se vio severamente afectado por la pandemia COVID-19, haciendo que muchos optaran por hacer presentaciones virtuales y conciertos en línea, para poder solventar sus gastos. Hay otros que han incursionado en la compra de franquicias o estableciendo negocios de comida (restaurantes y cafeterías) o de retail, para poder generar ganancias extras.

Pero hay algo de cierto en lo señalado por Odalys, y de lo que muchos artistas que trabajan, pueden hacer eco: en realidad no existen las grandes ganancias que el público imagina y muchas veces un actor o actriz tienen que ligar varios proyectos anuales para poder subsistir, por lo que en realidad no son diferentes a ninguna otra persona dedicada a otro oficio, exceptuando que ellos tienen que hacerlo de cara al público en un ambiente que es prácticamente ilusorio.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente