¿Qué le queda ahora por hacer al ISIS?

La entrada de las Fuerzas Democráticas Sirias, una coalición kurdo-árabe apoyada por las potencias internacionales, en la localidad de Baguz ha provocado que el Estado Islámico haya perdido el último reducto que le quedaba en el país. Una derrota que, sin embargo, no es definitiva, aunque sí supone un importante avance después de que en 2014 el grupo llegara a controlar con hasta 110.000 kilómetros cuadrados de territorio entre Siria e Irak. Ahora ya no cuenta con ello, pero los yihadistas siguen existiendo y sus acciones pueden ser incluso más imprevisibles.

Explosivos abandonados por el ISIS en Baguz (EFE/EPA/Ahmed Mardnli).
Explosivos abandonados por el ISIS en Baguz (EFE/EPA/Ahmed Mardnli).

– Seguirán teniendo presencia en la guerra

Estamos de acuerdo en que el ISIS ha perdido todo el territorio que tenía, pero la situación en Siria es la que es. Un país en guerra desde hace ocho años, con muchos grupos radicalizados y con multitud de armas sin control alguno. Un escenario perfecto en el que los miembros del grupo pueden seguir moviéndose con total facilidad y actuando en contra de la población civil. De hecho, fue en este tipo de contexto en el que los yihadistas lograron vastas porciones de terreno. La debilidad del estado hace que su resurgimiento se pueda producir en cualquier momento y su capacidad de hacer daño se va a mantener intacta.

– Ataques puntuales

El fracaso del califato no supone que sus ideas desaparezcan inmediatamente, más bien al contrario. Desde el principio, Estado Islámico administró muy bien sus mensajes propagandísticos, siendo capaz de llegar a mucha gente a través de Internet. En la historia del grupo se han producido varios atentados mortales en algunas de las principales ciudades del mundo y es previsible que eso no cambie. Ha perdido recursos económicos, pero la capacidad de hacer ataques sigue vigente.

– El momento de los lobos solitarios

Al respecto de lo anterior, solo con las armas no se elimina una ideología ni se cambia la forma de pensar de sus individuos. Más bien al contrario. Durante años el ISIS ha contaminado la mente de miles de yihadistas que están dispuestos a inmolarse para alcanzar la gloria. Y ese es un riesgo con el que vamos a tener que vivir.

Algunos de los atentados ocurridos en Europa (Francia, Alemania, Bélgica…) en los últimos años se han producido por lobos solitarios que se han radicalizado y que juran fidelidad al grupo. Controlar las actividades de cada uno de ellos y evitar los ataques es casi imposible y eso no va a cambiar por mucho que el grupo haya sido derrotado en Siria.

Niños desplazados por Boko Haram en Nigeria (AP Photo/ Sunday Alamba)
Niños desplazados por Boko Haram en Nigeria (AP Photo/ Sunday Alamba)

– Extensión a otros países

Ya se lleva observando algunos meses y es un factor que se puede dar cada vez con más frecuencia. El Daesh ya no tiene territorio en Siria e Irak, pero sus filiales han ido ganando terreno en países como Nigeria (donde Boko Haram tiene una gran presencia en el norte del país), varios estados del Sahel, Egipto, Libia, Yemen o Filipinas, lugares en las que sus ideas se han extendido rápidamente y que le permiten seguir creciendo. Quizás ahora tiene menos territorio, pero cuenta con mucha más visibilidad global.

– Influencia sobre otros grupos

Más allá del fracaso final del autoproclamado califato, el grupo yihadista ha demostrado que en países con un Gobierno débil es factible llegar a ocupar grandes franjas de terreno, por lo que puede ser el caldo de cultivo para que aparezcan otras facciones u organizaciones que se dediquen a lo mismo en distintos lugares del mismo. Los efectos pueden ser imprevisibles.

La conclusión

Es previsible que a partir de ahora los miembros del ISIS en Siria se dediquen a la guerra de guerrillas (apoyados en su gran conocimiento del desierto) y actúen de forma puntual, lo que hace que sea mucho más difícil el prevenir cualquier acción del grupo. No hay que olvidar que ellos se sienten cómodos en ese papel y que van a seguir teniendo la capacidad de hacer mucho daño. La guerra contra el Estado Islámico acaba de empezar.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente