Los jesuitas y la obediencia al Papa: el cuarto voto

"¿Qué es un jesuita?" lidera las búsquedas en Internet // Su superior es tan influyente que se le conoce como 'Papa negro'

Más conocida como los jesuitas, la Compañía de Jesús es la orden religiosa masculina más numerosa en el mundo. En total unos 18.000 miembros repartidos en los cinco continentes, a pesar de que aseguran que también han sentido un descenso de las vocaciones, especialmente en Europa, aunque en Asia y África crecen.

Además de pobreza, castidad y obediencia, los jesuitas tienen un cuarto voto especial: obediencia al Papa sea el que sea.

Con la llegada Francisco, el primero de esta orden, quizás se les haga un poco más fácil la última de las promesas que hicieron al entrar en la Compañía de Jesús.

[Relacionado: Los jesuitas latinoamericanos y su impronta de justicia y caridad]

[Más: ¿Papa blanco, papa negro?]


Esta orden nació en Roma en 1540, fundada por San Ignacio de Loyola con el objetivo de crear una compañía de hombres para que el Papa pudiera enviarlos donde fuera necesario.

Uno de los puntos principales de su carisma es "ir a las fronteras", por eso muchos de los trabajos que desarrollan se dan en lugares de misión. Aunque los jesuitas también son fuertes en el terreno de la educación: 231 universidades e innumerables colegios repartidos por todo el mundo y conocidos por la excelente calidad de la educación que se imparte en ellos. Y es que los jesuitas estudian unos 12 años antes de ordenares sacerdote. Como el caso del papa Francisco, que aunque ingresó en la orden con tan sólo 21 años, se licenció en Químicas, Humanidades, Filosofía y Teología antes de ordenarse.

Durante los siglos XVI y XVII fueron expulsados de distintos países. El primero Portugal, siguió España, pero especialmente en Francia por su defensa incondicional del papado, que los gobiernos ilustrados no reconocían. Hasta que en 1773 el papa Clemente XIV suprimió la orden por fuertes presiones políticas, para ser restituidos 40 años después. Sin embargo, en la historia reciente, los jesuitas gozan de gran influencia dentro del Vaticano donde todavía hoy dirigen algunas obras, entre ellas el Observatorio Astronómico del Vaticano

Hasta la llegada de Juan Pablo II los jesuitas llevaban íntegramente la Radio Vaticana. Quienes trabajaban allí vivían en la que ahora será la residencia del Papa emérito, Benedicto XVI. Juan Pablo II convirtió esa casa de jesuitas en un convento para monjas de clausura que cada cuatro años rotaran para rezar sólo y exclusivamente por el Papa y por la Iglesia católica. La última congregación que vivió allí, abandonó el convento Mater Ecclesiae en noviembre cuando Benedicto XVI ya había tomado definitivamente la decisión de renunciar.

Todavía hoy la influencia de los jesuitas es notable dentro del Vaticano. El mismo portavoz del Vaticano, Federico Lombardi, pertenece a esta orden y además de dirigir la Sala de Prensa, es también director de Radio Vaticana y hasta hace pocos meses, también director del Centro Televisivo Vaticano.

El trabajo de los jesuitas es tan extenso que al superior de la orden se le conoce como 'el Papa negro' por el gran poder que tiene. Él nombra a los superiores y directores de importantes obras en todo el mundo.

Jorge Mario Bergoglio era el único cardenal elector de esta orden, quizás ahora, el cuarto voto sea un poco más fácil para los miembros de la Compañía de Jesús.

@blancaruizanton

Bergoglio es argentino, pero de padres italianos. Aquí se les ve el día de su boda, en esta foto del 12 de diciembre de 1935 (AP Photo/Courtesy of Sergio Rubin)
1 / 9
Redacción
jue, 14 mar 2013 12:00 CET

PUBLICIDAD