¿Qué es un Gobierno de cooperación?

Pedro Sánchez y Pablo Iglesias durante su reunión de ayer en Moncloa. (Photo credit should read PIERRE-PHILIPPE MARCOU/AFP/Getty Images)

Después de darle largas durante semanas, el PSOE ha aceptado la mano tendida por Unidos Podemos para la formación de Gobierno. Pero de un "Gobierno de cooperación", no de "coalición". Pero... ¿Qué diablos es eso?

Para empezar, vamos con lo que no es. Porque no es una propuesta generosa de Pedro Sánchez a Pablo Iglesias, sino que es fruto de los constantes portazos que Pablo Casado (PP) y Albert Rivera (Cs) le han dado de cara a la votación de la sesión de investidura. Viendo que ninguno se va a abstener, el PSOE no tiene otra que empezar a admitir ahora su predisposición a un "gobierno plural, abierto y representativo". Todo circunloquios que eviten decir Gobierno de "coalición", que es algo que Sánchez ha negado durante semanas y que ahora no puede aceptar sin más.

Eufemismos como cuando Cristóbal Montoro hablaba de "cambios en la ponderación de los impuestos", para no reconocer la subida de impuestos. Como cuando José Luis Rodríguez Zapatero negaba la crisis apuntando a la "desaceleración económica". O como cuando Mariano Rajoy calificó de "movilidad exterior" la emigración forzosa de miles de jóvenes españoles sin salida en el mercado laboral.

Por eso, tras su reunión en Moncloa, el presidente del Gobierno le pidió ayer al secretario general de Podemos que se empleara en esos términos exactos. Lo que pasa es que Iglesias no tardó en apostillar su predisposición a ser el "socio preferente de los socialistas". En efecto, los detalles importan, y quien logre imponer el suyo ganará la batalla mediática, que no es poco.

El caso es que, según el PSOE y Unidos Podemos, un Gobierno de cooperación no es la transformación de Moncloa en una ONG. En realidad, ni siquiera ellos saben lo que es, y lo justifican señalando que es una fórmula novedosa aún por explorar en España.

Por eso nos tendremos que conformar con definiciones inconcretas como la constitución de un Ejecutivo en torno a un reparto de carteras "proporcional" con carácter "de izquierdas y progresista". En definitiva, un Gobierno "representativo de distintas sensibilidades" y con "representantes de distintos ámbitos".

¿Habrá entonces ministerios para Unidos Podemos en ese Gobierno de cooperación? Pues según Iglesias, sí. Según la portavoz socialista, Adriana Lastra, no. ¿En qué quedamos?

En que parece que se destierra la posibilidad de una repetición electoral y que el PSOE se apoyará en los partidos de izquierdas y nacionalistas para salir reelegido presidente. Para eso tendrá que realizar alguna concesión, pero en ningún caso será sentar a Iglesias a la mesa del Consejo de Ministros.