¿Qué es el brexit “suave” y en qué se diferencia del brexit “duro”?

La posibilidad de desarrollar un brexit “suave” vuelve a estar sobre la mesa tras la campaña electoral de Theresa May. (Foto vía Getty Images)

La ausencia, al menos hasta el momento, de un acuerdo entre los “tories” y el Partido Unionista Democrático (DUP, por sus siglas en inglés) hace que los británicos todavía no sepan si el Reino Unido se dirige hacia un brexit “suave” o “duro”.

En un primer momento Theresa May propuso un brexit “duro” como la mejor alternativa para salir de la Unión Europea (UE), pero tras los traspiés de su campaña electoral no pudo asegurarse la mayoría parlamentaria que necesitaba para impulsar su mandato.

Y aunque Theresa May ha declarado en varias ocasiones que “brexit significa brexit”, es importante conocer qué repercusiones podrían tener esas dos opciones, la dura y la suave, en la futura relación del Reino Unido con la UE.

¿Qué es el brexit suave?

Noruega es el ejemplo al que más se ha recurrido para explicar lo que sucederá en la relación entre el Reino Unido y la UE tras el brexit, en caso de que se utilice la salida “suave”. Como país integrante del Espacio Económico Europeo (EEA, por sus siglas en inglés), Noruega debe cumplir una serie de normas de la UE, pero a diferencia de los estados miembros del mercado único, es más un “acatador de normas” que un “legislador”.

Para el Reino Unido la ventaja consistiría en seguir teniendo acceso al mercado único y, de alguna manera, fomentar la libre circulación, pero por otro lado tendría una capacidad limitada para influir en las normas.

Sin dudas, la libre circulación beneficia a las empresas que contratan trabajadores emigrantes, pero la inmigración es una “patata caliente” en el mundo de la política y fue un tema clave en la campaña para salir de la UE.

En una entrevista que John McFarlane, el presidente de Barclays, le concedió a la agencia de noticias Reuters comentó que, aunque han aumentado las posibilidades de tener un brexit más suave, también se han incrementado las probabilidades de sufrir un brexit caótico debido a que el Reino Unido ahora tiene un gobierno de minoría.

El DUP, que espera llegar a un acuerdo con los conservadores para lograr que el partido siga en el poder, se inclina por una salida más suave ya que minimizará el riesgo de que surja un conflicto fronterizo entre Irlanda del Norte y la República de Irlanda.

“La esperanza ha aumentado, pero también las dificultades”, comentó McFarlane. “No sabemos quién está tomando las decisiones, dónde se encuentra el poder político entre los ministerios y los otros partidos”.

¿En qué se diferencia del brexit “duro”?

El mercado único de la UE requiere “cuatro libertades”: libre circulación de personas, capital, bienes y servicios, lo que significa que cualquier persona de la UE puede vivir en el Reino Unido y viceversa. Una diferencia considerable y muy importante desde el punto de vista político de un acuerdo comercial “duro” en el brexit sería el fin de la libre circulación.

Este enfoque permitiría que el Reino Unido se alejara de la UE y cortara sus vínculos formales principales con el mercado único, que era lo que quería Theresa May antes del desastroso resultado electoral de los conservadores.

Un brexit “duro” cambiaría drásticamente la relación del Reino Unido con la UE tal y como la conocemos, sobre todo en términos de acuerdos comerciales, pero también le daría al Reino Unido un mayor control sobre sus asuntos y tendría la última palabra sobre aspectos como la libre circulación entre los países de la UE.

Algunos líderes políticos y empresariales creen que el Reino Unido se beneficiaría de un brexit “duro” ya que ayudaría a posicionar al país como un comerciante global por derecho propio.

“Es mejor tener un brexit ‘duro’ que sirva que optar por una salida intermedia que se deba renegociar o que no funcione desde el punto de vista político y nos mantenga siempre con incertidumbre”, comentó hace poco Markus Kerber del grupo alemán BDI, el equivalente de la CBI, en el programa Today de la BBC Radio 4.

Sin embargo, disfrutar de esta libertad podría tener un precio: las tasas de aranceles. También podría implicar que el Reino Unido se vea obligado a adoptar normas y regulaciones sobre los productos que dificulten el comercio.

Hannah Uttley
Yahoo Finanzas, UK

Al usar Yahoo aceptas que Yahoo y sus socios puedan utilizar cookies para personalización y otros fines