Qué daños cubre el seguro ante los temporales

Jaime Quirós
·3 min de lectura

Lo que la semana pasada empezó como unos copos de nieve aislados, observados con recelo y cautela –porque nunca nieva en Madrid–, acabó convirtiéndose en la mayor nevada de los últimos cincuenta años. La nieve dejó una estampa insólita, que muchos vivían con emoción. Pero, a medida que empezaba a cuajar, empezaban a verse y sufrirse los efectos de las incesantes precipitaciones: incomunicación en carreteras, vías intransitables, árboles caídos …y saltaron todas las alarmas.

Como se suele decir, después de la tormenta viene la calma. Las nubes nos han dejado por fin ver el sol, pero también han despejado todos los destrozos cubiertos por la nieve, con los que muchos deberán lidiar ahora. ‘Filomena’ podría salirnos más cara de lo que esperábamos, ¿o no? ¿Qué cubre el seguro ante estas situaciones?

El seguro no considera los temporales de nieve como una exclusión, lo que significa que las pólizas de seguros que tenemos contratadas nos protegerán de cualquier eventualidad ante situaciones como la que ha causado la borrasca en buena parte del país. Si resbalamos en la calle y nos lesionamos, nuestro seguro de salud nos atenderá con absoluta normalidad. Lo mismo sucede si tenemos un accidente con nuestro vehículo a causa del hielo o de la nieve acumulada en la carretera o en la calle. También ante posibles desperfectos en nuestra vivienda por culpa de la acumulación de nieve.

También te puede interesar:

Desde 2016, el Consorcio de Compensación cubre los daños materiales producidos en vehículos por riesgos extraordinarios. Foto: Getty Creative.
Desde 2016, el Consorcio de Compensación cubre los daños materiales producidos en vehículos por riesgos extraordinarios. Foto: Getty Creative.

El Consorcio de Compensación de Seguros: un modelo que evita males mayores

Pero uno de los siniestros más habituales durante estos días está siendo el de los coches aparcados, sobre los que ha caído algún árbol o placa de hielo, que ha destrozado por completo el exterior del vehículo. En este caso concreto, los daños no son responsabilidad de la aseguradora particular del vehículo, sino del Consorcio de Compensación de Seguros (CCS), una institución pública adscrita al Ministerio de Asuntos Económicos, que se financia a través de una cuota que pagan todos los asegurados en sus pólizas. El CCS es el que se encarga de pagar a los afectados por inundaciones, tempestades atípicas, terremotos y maremotos, entre otros casos.

Desde 2016, todos los coches asegurados en España pasan a estar cubiertos por el CCS por los daños materiales producidos por riesgos extraordinarios, incluso cuando su seguro no incluyera ese daño específico, como en este caso los desprendimientos de ramas o caídas de árboles por las fuertes nevadas. Además, el CCS no tiene un máximo establecido de daños a cubrir.

Esta medida sirve para que el sector de las aseguradoras pueda garantizar una cobertura amplia y las pólizas no se vean mutiladas con eventos extraordinarios, como esta inusual tormenta de nieve.

¿De quién es la responsabilidad?

Por otra parte, hay que tener en cuenta que el CCS solo atiende los daños asegurados y su actuación no guarda relación con la posible declaración de zona catastrófica ya que, en ese caso, las posibles indemnizaciones correrán a cargo de las administraciones públicas.

Además, teniendo en cuenta el estado de las carreteras, cabe la duda de si en semejantes circunstancias podemos exigir responsabilidades y compensaciones al ayuntamiento o a la administración pertinente. En este caso, el seguro contratado por el municipio podría abonar la indemnización.

Ante cualquier duda, lo mejor siempre es consultar, ya sea al mediador de seguros, agente o corredor. Otra alternativa es consultar directamente con la compañía, o emprender la ardua tarea de la lectura de la póliza que tengamos contratada.

VIDEO | Decenas de personas saquean un camión con 20.000 kilos de comida atrapado por la nieve en Madrid

Laotracaradelamoneda

IDNet Noticias