¿Qué busca Casado ofreciendo una salida a Sánchez?

Pedro Sánchez y Pablo Casado
Pedro Sánchez y Pablo Casado, tras su última reunión en Moncloa. (Photo by Burak Akbulut/Anadolu Agency/Getty Images)

Algo se mueve en el panorama político español. Ha sido poner fecha al debate de investidura, y empezar a registrarse tímidos movimientos. El principal, que el PP ha salido de su retiro voluntario con una oferta de pactos de Estado para dar estabilidad a la legislatura, en caso de que esta se inicie más pronto que tarde. Y estas son las parcelas acordadas:

  • Desarrollo e inversión en infraestructuras

  • Reforma de la Justicia

  • Reforma de la ley electoral

  • Violencia de género

  • Defensa

  • Apoyo a la política en la Unión Europea

  • Reestablecimiento del orden institucional en Cataluña

  • Pacto para la formación del Gobierno foral de Navarra Pacto nacional sobre el agua

  • Reforma educativa

Obviamente, si la sintonía fuera plena en estos campos, sellarían juntos un acuerdo de Gobierno. Pero en este juego de los pactos nada es lo que parece. Porque este ofrecimiento de Pablo Casado es, en realidad, su fórmula para librarse de cualquier culpa por el bloqueo institucional. 'Por mí no ha sido', es lo que esgrimirá si se tienen que repetir las elecciones. De hecho, antes de desgranarlo punto por punto, Pablo Casado ha remarcado que acudirá a su reunión en la Moncloa con el presidente Sánchez "por obligación".

Pero paralelamente se ha visto otro movimiento, igual de tímido. El líder de Podemos ha publicado una carta en La Vanguardia por la que señala que, "si la investidura no sale adelante tras presentar un pacto de gobierno de coalición, revisaremos nuestra posición" ante una eventual segunda investidura en septiembre.

El líder de Unidas Podemos asegura haber “reflexionado en estas semanas sobre el razonamiento de Pedro Sánchez y del PSOE a propósito de si un acuerdo integral de gobierno contaría con apoyos parlamentarios para sacar adelante la investidura y, aunque no lo comparto, considero que merece el beneficio de la duda”, explica Iglesias. ¿Qué pasa aquí? ¿Que ahora nadie quiere bloquear el curso político?

Cada cual tiene sus razones, pero no hay que pasar por alto un detalle: Esta mañana se ha publicado el último CIS, un barómetro que los líderes políticos ya conocían horas antes. Y este estudio demográfico augura que el PSOE sería el principal beneficiado al aumentar tres puntos y Ciudadanos se dejaría sólo un 0,5%. ¿Y PP y Podemos, que son los que han movido hoy ficha? Pues el CIS apunta a un importante desgaste de Podemos en caso de nuevas elecciones (desde el 15,3% en mayo al 12,7% en junio). Mientras que el PP crecería un 2,2%, pero quedando detrás de Cs.

Vamos, que el primero que ha hablado hoy reforzaría su papel de líder de la oposición y por eso no quiere aparecer como el culpable de la repetición electoral, y el segundo ve cómo podría perder aún más posiciones de las que ya perdió en las pasadas elecciones generales. Eso es en realidad lo que ha motivado los últimos movimientos. Sánchez tiene de nuevo la sartén por el mango. En caso de repetirse los comicios, sería el principal beneficiado, solo le falta vender la imagen de que son los demás los que no le dejan ser presidente del Gobierno en contra de la voluntad de las urnas.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente