Quartararo, cada vez más sólido líder, llega a un circuito "amigo"

·5 min de lectura

Madrid, 22 jun (EFE).- El francés Fabio Quartararo está mostrando en cada gran premio que afronta una solvencia que le consolida como líder de MotoGP y ahora llega al circuito TT Assen, un trazado que podría catalogar de "amigo" en donde se disputa, desde el inicio del campeonato del mundo en 1949 e ininterrumpidamente, el Gran Premio de los Países Bajos.

Quartararo encadena dos victorias consecutivas de las tres que ya ha conseguido en la presente temporada, con tres podios más como segundo, lo que le permite llegar a los Países Bajos con una ventaja de 34 puntos sobre su inmediato perseguidor, el español Aleix Espargaró (Aprilia RS-GP).

A estos datos hay que sumar otro, no menos preocupante para sus rivales que es el que él, Fabio Quartararo, fue el último vencedor en el TT de Assen y, a pesar de las críticas y dudas surgidas al principio de la temporada con la Yamaha YZR M 1, lo cierto es que el prototipo del fabricante de Iwata está demostrando una solvencia y regularidad que ni los "numerosísimos" pilotos de Ducati ni la eficacia de la Aprilia RS-GP de Aleix Espargaró, parecen capaces de frenar.

Será interesante ver en el TT de Assen, un circuito de más de cuatro kilómetros y medio (4.542 metros) y técnico, con aceleraciones y curvas de todo tipo, cuál es el rendimiento de la Yamaha YZR M 1 de Quartararo, por otra parte la única Yamaha capaz de rendir al más alto nivel.

Una vez más, frente a Fabio Quartararo tienen que estar el propio Aleix Espargaró, necesitado de recortar distancias al francés tras el "error" de Cataluña y su discreta cuarta plaza en Alemania, en la misma tesitura que se encuentra el italiano Francesco "Pecco" Bagnaia y su Ducati Desmosedici GP22, después de su segundo "cero" consecutivo en Alemania.

Bagnaia comenzó la temporada con la "vitola" de aspirante al título pero lo cierto es que hasta la fecha no ha tenido más que un par de momentos brillantes con sus victorias en España e Italia y el resto de participaciones en lo que va de curso apenas arroja un quinto y un octavo puesto como mejores resultados, muy lejos de a quien se le presuponen las condiciones necesarias para optar al título mundial de la categoría reina del motociclismo.

De hecho, por delante de él hay otros dos pilotos de Ducati, el francés Johann Zarco, que es tercero en la tabla provisional del mundial, y el italiano Enea Bastianini, que ha llegado a comandar esa clasificación.

Así, una vez más, el referente de la categoría será Fabio Quartararo y sus enemigos con opciones deben ser tanto los principales pilotos de Ducati -dos de ellos, el español Jorge Martín y el italiano Enea Bastianini, se juegan la segunda plaza en el equipo oficial junto a Bagnaia- como los de Aprilia, Aleix Espargaró y Maverick Viñales, y los de Suzuki, los españoles Joan Mir y Alex Rins, sin que parezcan en disposición de estar en esa pelea ni los oficiales de Repsol Honda ni los de KTM.

Maverick Viñales se tuvo que retirar en la carrera de Sachsenring, cuando llegó a estar peleando por las posiciones de podio y el cuarto puesto de Aleix Espargaró por primera vez en toda la temporada, al romperse el sistema trasero de bloqueo de la suspensión en su posición más baja, hizo la moto imposible de pilotar y le forzó al abandono.

Ello permite albergar la esperanza de que Maverick Viñales se encuentra cada vez más cerca de ser el que fue al manillar de la Aprilia RS-GP y eso sería una muy buena noticia para el fabricante de Noale que, de esta manera, colocaría a sus dos pilotos entre los mejores de MotoGP.

La calidad de Joan Mir y Alex Rins está fuera de toda duda, pero el anuncio de retirada del fabricante japonés Suzuki al final de la temporada parece haberles provocado una "indigestión" de la que todavía no se han recuperado.

Rins no pudo disputar la carrera alemana por sus problemas físicos en la muñeca izquierda y Mir acabó por los suelos cuando intentaba estar entre los más rápidos, por lo que el objetivo de ambos, si Rins llega en mejores condiciones al TT de Assen, será volver a pelear por el podio y, por qué no, por la victoria en un trazado considerado de los míticos del campeonato.

Otra situación muy distinta viven los pilotos de Repsol y Honda, el español Pol Espargaró se ve más fuera que dentro del equipo y los resultados no llegan, el alemán Stefan Bradl poco más puede hacer como piloto probador de los prototipos del Ala Dorada que dar el máximo, aunque como en Alemania ello le suponga quemaduras en los pies por un problema con la refrigeración y la temperatura del motor de las RC 213 V.

El japonés Takaaki Nakagami se empeña en estar más por los suelos que sobre la moto, con sendas caídas en los dos últimos grandes premios disputados, y Alex Márquez une la falta de rendimiento de la moto a los problemas técnicos con la misma, al quedarse también bloqueado el sistema trasero de la suspensión de su moto en Sachsenring.

El fabricante austríaco KTM tiene en el surafricano Brad Binder a su mejor representante en la clasificación provisional del mundial, pero ni él ni el portugués Miguel Oliveira, que ganó en Indonesia, parecen estar en condiciones de pelear por las primeras posiciones, salvo que medien condiciones excepcionales como las vividas por los pilotos en el circuito indonesio de Mandalika, en la isla de Lombok.

Juan Antonio Lladós

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente