Qatar prohíbe el consumo de alcohol alrededor de los estadios durante el Mundial

© Hamad I Mohammed / Reuters

A 48 horas del inicio del Mundial de fútbol, Qatar se arrepintió sobre la venta de alcohol y anunció que queda totalmente prohibido el consumo en los estadios y sus alrededores. Este anuncio afecta directamente a la cervecera estadounidense Budweiser, la mayor patrocinadora de la Copa del Mundo desde 1986. La restricción en la venta de alcohol se suma a muchas otras que han causado gran polémica sin siquiera empezar el torneo.

La FIFA y las autoridades cataríes anunciaron la restricción este viernes sin dar mayores explicaciones y completando así un giro de 180 grados respecto de lo acordado previamente con el país anfitrión, una nación islámica que restringe severamente el consumo de alcohol.

Frente a esta modificación, Budweiser respondió que la decisión queda totalmente fuera de su control, la cual afecta el acuerdo que habían pactado por 75 millones de euros.

La familia real catarí presionó a la FIFA para modificar lo acordado y ahora solo se permitirá la venta de la versión de la cerveza de Budweiser sin alcohol dentro de los estadios.

Las denominadas 'fan zones' y algunos hoteles serán los únicos lugares donde se permitirá la venta de cerveza, tras anunciar que realizarán 'horas felices', aunque con varias restricciones, entre ellas, que la gente no podrá comprar más de dos cervezas al mismo tiempo.

Mediante un comunicado, la FIFA dijo que, a pesar de las restricciones, siguen garantizando "una experiencia divertida, respetuosa y agradable para todos los fanáticos" y agradecieron a la cervecera estadounidense por comprender la medida.

Por su parte, Budweiser publicó un tuit en el que decía "Bueno, esto es raro...”, pero posteriormente lo borró.

Un acuerdo que finalmente no será cumplido


Leer más sobre FRANCE 24 Español

Leer tambien:
Mundial de lujo: así es la economía de Qatar, uno de los países más ricos del mundo
La complicada situación de los trabajadores migrantes en Qatar
Historia de Qatar, la polémica nación anfitriona del mundial de fútbol