QAnon ahora postula que los reportes sobre OVNIs serían fabricaciones para que la gente no hable del “fraude electoral”

·4 min de lectura

Cuando confluyen, como una suerte de turbia marejada, varias teorías conspirativas, el resultado puede ser a la vez absurdo y revelador.

Eso es lo que, en cierto modo, se concluye del reciente revoltijo de mentiras y distorsiones que, de acuerdo al portal The Daily Beast, pulula recientemente entre los seguidores de la teoría conspirativa QAnon.

Teorías conspirativas sobre los OVNIs, el inexistente fraude electoral contra Trump o que el covid-19 no existe se solapan una sobre la oyra. (Getty Creative)
Teorías conspirativas sobre los OVNIs, el inexistente fraude electoral contra Trump o que el covid-19 no existe se solapan una sobre la oyra. (Getty Creative)

QAnon es en sí un compendio de creencias truculentas que plantean falazmente que un grupo de pedófilos satánicos formado por individuos de élite del gobierno y empresas (al que algunos denominan el ‘Deep State’) operan una red de pedofilia y conspiraron contra el expresidente Donald Trump. Una extensión de esa teoría conspirativa, que ha tenido arraigo entre la derecha radical, es que Trump en realidad ganó la pasada elección presidencial y que incluso volvería en breve a asumir el poder, lo que ciertamente es mentira. 

El violento asalto al Capitolio el 6 de enero pasado, cuando se certificaba la elección presidencial, tuvo entre sus perpetradores numerosos seguidores de QAnon.

Muchos seguidores de QAnon han mantenido la expectativa de que Trump regresará a la Casa Blanca y que Joe Biden no es legítimo, aunque con el paso del tiempo esa falsa expectativa se les desinfla cada vez más. En ese contexto, algunos de ellos continúan la tendencia de buscar explicaciones truculentas y crear nuevas falsedades para apuntalar elucubraciones pasadas.

Por ejemplo, indicó The Daily Beast, algunos seguidores de QAnon postulan que las recientes revelaciones de avistamientos de objetos voladores no identificados (OVNIs) por parte de pilotos militares y la obligación legal, recientemente establecida, para que el Pentágono dé a conocer públicamente un informe al respecto el próximo junio, serían en realidad una distracción creada para distraer a la gente (o, al menos, a quienes creen en QAnon y similares) de las alegaciones de fraude electoral contra Donald Trump y de otras teorías conspirativas.

En esa torcida lógica, algunos creen que el grupo de satánicos pedófilos al que alude QAnon estaría detrás de ese reporte sobre OVNIs.

Pero el fraude electoral masivo contra Trump nunca existió, es una teoría conspirativa, y por ello es curioso que quienes creen en ella construyan otra (que los reportes sobre OVNIs es una distracción) para apuntalarla y buscar explicaciones a su descrédito que no sean lo que en realidad son: que QAnon, el fraude electoral y otras teorías conspirativas son mentira.

Los reportes sobre OVNIs, además, han sido también objeto de distorsiones. Ciertamente, pilotos militares y expertos han afirmado, hasta ahora, que se desconoce el origen de esos objetos, que se comportan de un modo que implicaría tecnologías muy avanzadas, y que podrían ser un riesgo para la seguridad nacional. Pero de allí a saltar a nociones sobre visitas de seres inteligentes de otros planetas o de que el gobierno estadounidense posee especímenes o tecnología extraterrestres hay un enorme trecho que cae dentro de las teorías conspirativas.

Con todo, el grupo de personas que creen que el fenómeno OVNI se explica por la visita de naves extraterrestres se solapa en ocasiones con quienes creen en QAnon, y creen que las recientes revelaciones y testimonios sobre OVNIs, y el informa oficial que eventualmente se emita al respecto, son maquinaciones que el Deep State realiza para que la gente deje de hablar del fraude electoral y de que la pandemia de COVID-19 es una fabricación, dos mentiras en sí pero que son creídas por esos grupos.

Algunos incluso afirman que los OVNIs registrados por los pilotos militares fueron fabricados por el Deep State para convencer a la gente de que los extraterrestres existen y son una amenaza para la humanidad, eso para ocultar que sería el propio Deep State el que busca esclavizar a la población. Así, como una cebolla de mentira, una teoría conspirativa se coloca sobre otras, capa tras capa, acumulando distorsiones y retroalimentándose entre ellas. Esa sería también, presumiblemente, una forma de apuntalar teorías conspirativas desacreditadas y en declive, al añadirles nuevas dosis de alegaciones conspirativas.

Y ciertamente hay quienes creen que lo que sea que diga el reporte oficial sobre OVNIs será una mentira para ocultar la verdad al respecto, o lo que ellos piensan o desean que es la verdad. A muchas de esas personas, que usualmente desconfían de lo que dicen los medios de comunicación predominantes, indica The Daily Beast, la amplia cobertura sobre los reportes de OVNIs que han realizado los ha dejado perplejos y ha llegado incluso a hacerlos dudar (por su desconfianza en esos medios) de lo que ellos mismos han creído, cayendo en una suerte de teoría conspirativa al revés.

Así, una explicación a ello es que los reportes de OVNIs han de ser fabricaciones para distraer de otros asuntos truculentos. Es decir, teorías conspirativas que se muerden la cola.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente