Putin arremete contra Occidente y descarta el uso de armas nucleares en Ucrania

En un discurso en el club de debate Valdái, el presidente ruso Vladimir Putin acusó este 27 de octubre a Estados Unidos y sus aliados de “utilizar” a Ucrania para buscar un “dominio global”. Asimismo, el mandatario justificó la invasión que ordenó contra su vecino país y negó que tenga la intención de usar armas nucleares. Entretanto, las fuerzas ucranianas alertaron que Moscú prepara “la madre de todas las batallas” para tratar de retener el control de la estratégica ciudad de Jersón.

El líder del Kremlin carga contra Occidente, mientras justifica su guerra contra Ucrania.

Durante un extenso discurso en el foro Valdái, el presidente ruso Vladimir Putin trató de justificar la guerra que ordenó contra Ucrania como producto de esfuerzos de Estados Unidos y sus aliados para asegurar su “dominio global”, algo que, indicó, está “condenado al fracaso”.

“La dominación mundial es a lo que apuesta Occidente en su juego, pero ese juego es, sin duda, uno peligroso, sangriento y, diría, inmundo. Niega la soberanía de países y naciones, su distinción y singularidad, sin tener en cuenta los intereses de otros Estados", aseguró el mandatario que ordenó la invasión contra su vecino país el pasado 24 de febrero.

El líder señaló que Rusia no es el enemigo de Occidente, pero que seguirá oponiéndose al supuesto dictado de las “élites neoliberales occidentales”, tras acusarlas de intentar someter a Rusia.

“Su objetivo es hacer que Rusia sea más vulnerable y convertirla en un instrumento para cumplir con sus tareas geopolíticas, no lo han logrado y nunca lo lograrán”, sostuvo.

Una vez más el hombre con más tiempo en el poder en el territorio ruso intentó excusar sus planes expansionistas hacia una nación soberana y arremetió en medio de la ayuda en armas que Occidente provee al país atacado. Según el mandatario, esas políticas fomentarán más caos y advirtió que “el que siembra viento, cosechará torbellinos”.

En este sentido, Putin añadió que el mundo afronta el período “más peligroso” en décadas. “El mundo se encuentra en un punto de inflexión histórico, le espera el decenio más peligroso e impredecible desde los tiempos de la Segunda Guerra Mundial”, dijo.

En otro de sus intentos por justificar el conflicto, Putin insistió en su alegato de larga data de que rusos y ucranianos son parte de “un solo pueblo”, pero nuevamente denigró de Ucrania al describirlo como un “Estado artificial”, que recibió tierras rusas históricas de los gobernantes comunistas durante la etapa soviética.

Putin niega la intención de usar armas nucleares en Ucrania

El líder del Kremlin aseguró que la doctrina militar rusa permite que el país use armas nucleares en caso de defensa, pero rechazó las afirmaciones de que su Gobierno considere usarlas en Ucrania.

El mandatario también aseguró que Moscú está listo para reiniciar las conversaciones con Washington sobre el control de armas nucleares. Sin embargo, señaló que no había recibido respuesta alguna por parte del Gobierno estadounidense sobre sus propuestas para las conversaciones de “estabilidad estratégica”.

Sin embargo, sus palabras contrastan con las que emitió el pasado 21 de septiembre. Ese día, el jefe de Estado advirtió que su nación cuenta con un arsenal nuclear incluso mayor al de los países miembros de la OTAN, liderada por Estados Unidos, que no dudaría en utilizar. “No estoy mintiendo”, dijo en ese momento.

Según el presidente ruso, los países occidentales tendrán que comenzar a hablar “en condición de igualdad” con el resto del mundo, incluido su país sobre un futuro común. “Cuanto antes lo hagan, mejor”, aseveró.

Vladimir Putin durante un acto en Moscú. (Photo by Kremlin Press Officie/Anadolu Agency via Getty Images)
Vladimir Putin durante un acto en Moscú. (Photo by Kremlin Press Officie/Anadolu Agency via Getty Images)

“La humanidad ahora enfrenta una elección: acumular una carga de problemas que inevitablemente nos aplastarán a todos o tratar de encontrar soluciones que pueden no ser ideales pero que funcionan y podrían hacer que el mundo sea más estable y seguro”, subrayó.

Putin también se refirió a las sanciones contra Moscú en respuesta a la invasión. Aunque reconoció los desafíos que las medidas plantean para su Gobierno, aseguró que su nación ha demostrado ser resistente a la presión extranjera y se ha vuelto más unida.

Moscú alista “la madre de todas las batallas” en Jersón

Entretanto, Kiev alerta que las tropas rusas se disponen a librar pronto una renovada guerra en la estratégica ciudad de Jersón, en el sur del país, tras días en los que parecía prepararse para un retiro.

Un alto funcionario ucraniano predijo que "la más dura de las batallas" se avecina para la capital y toda la provincia homónima, parcialmente ocupada por las tropas rusas. El experto indicó el Ejército de Moscú se encuentra actualmente atrincherando para enfrentar el avance de las fuerzas ucranianas.

“Con Jersón todo está claro. Los rusos se están reponiendo, fortaleciendo su agrupación allí”, afirmó Oleksiy Arestovych, asesor del presidente ucraniano Volodímir Zelenski.

Jersón tiene un valor simbólico para el líder del Kremlin, tras ser una de las primeras localidades que cayó bajo control de los rusos en los primeros días de la guerra.

Además, resulta estratégica debido a sus industrias y su importante puerto fluvial y marítimo.

Aunque las fuerzas ucranianas mostraron avances en los dos últimos meses, recuperando algunos asentamientos de la provincia, los expertos señalan que parecen tener un estancamiento en su contraofensiva desde principios de octubre.

“Nadie se está preparando para retirarse. Por el contrario, la batalla más dura tendrá lugar para Jersón”, aseveró Arestovych, tras las especulaciones de una posible repliegue de las tropas invasoras. El funcionario no especificó cuándo empezaría a tener lugar esa batalla.

Jersón es una de las cuatro provincias anexadas por Moscú el pasado septiembre en cuestionados referendos y su control resulta crucial en el curso de la batalla en el sur del país.

La región incluye la única ruta terrestre a la península de Crimea, incorporada de forma irregular por los rusos en 2014, y la desembocadura del río Dniéper, una arteria económica vital que divide a Ucrania.

Esa corriente fluvial también ocupa un lugar destacado en la batalla regional debido a que cumple funciones críticas. Entre ellas, el transporte de suministros, tropas y civiles; así como el traslado de agua potable para el sur de Ucrania y la vecina península de Crimea, anexada por Moscú en 2014.

Con Reuters y AP

Leer más sobre FRANCE24

También te puede interesar:

VÍDEO | Catástrofe nuclear: ¿Europa está al borde de un desastre atómico en Zaporiyia?