Putin anuncia “movilización parcial” de tropas y amenaza con respuesta nuclear

·7 min de lectura
© AP

El presidente ruso Vladimir Putin pronunció un discurso este 21 de septiembre en el que hizo varios anuncios sobre la guerra en Ucrania. El líder del Kremlin notificó la movilización de 300.000 reservistas, amenazó a Occidente con armas nucleares y respaldó los referendos de anexión a Moscú en las regiones ucranianas programados para este fin de semana. Kiev señala “signos de debilidad” detrás de las decisiones del Kremlin y la Unión Europea advirtió “consecuencias”.

Ante los retrocesos, nuevas estrategias. El presidente ruso Vladimir Putin busca relanzar la guerra en Ucrania, tras los avances y la recuperación de territorios del Ejército local, cuando el conflicto se acerca a siete meses.

En un discurso televisado, el líder del Kremlin anunció la “movilización parcial” de tropas. Un total de 300.000 reservistas serán convocados, alrededor del 1% de su capacidad según especificó poco después el ministro de Defensa Sergei Shoigu, quien dijo que hay alrededor de 25 millones de personas que cumplen con este criterio, pero solo se movilizará una parte de quienes cuentan con experiencia notable en combate.

“El servicio militar se aplicará solo a los ciudadanos que están en la reserva, especialmente aquellos que han servido en las Fuerzas Armadas, tienen ciertas profesiones militares y experiencia relevante”, aseguró Putin.

Según el mandatario, la medida se da en respuesta directa a los peligros planteados por Occidente, que “quiere destruir nuestro país”, y tratar de “convertir al pueblo de Ucrania en carne de cañón”.

“Nuestras tropas no solo se enfrentan a las formaciones neonazis de Ucrania, sino a toda la maquinaria militar de Occidente. Por ello se considera necesario tomar una decisión que se adapta totalmente a las amenazas a las que nos enfrentamos”, dijo.

Pero se trata de la primera movilización en Rusia desde la Segunda Guerra Mundial y se produce en medio de sensibles pérdidas en el campo de batalla para sus tropas. En las últimas semanas, las fuerzas de la nación atacada recuperaron territorios del sur de Ucrania y toda la provincia nororiental de Járkiv. Miles de soldados de Moscú huyeron y dejaron atrás importantes vehículos y equipos militares.

El portavoz del Kremlin, Dmitry Peskov, a quien se le preguntó qué había cambiado desde que él y otros funcionarios señalaron anteriormente que no se planeaba ninguna movilización, argumentó que Moscú está luchando efectivamente contra un potencial combinado de la OTAN porque los miembros de la alianza han estado suministrando armas a Kiev.

El anuncio también se produce tras el aumento de muertes de militares de Moscú. Este miércoles, Shoigu informó que hasta el momento Rusia ha perdido a 5.937 hombres en la “operación militar especial”. Las cifras de soldados rusos no son actualizadas con regularidad por el Gobierno ruso y siempre están muy por debajo de las estimaciones occidentales.

El Pentágono calcula que Rusia ha sufrido entre 70.000 y 80.000 bajas.

El asesor presidencial ucraniano, Mykhailo Podolyak, señaló que la decisión de Putin de enviar más tropas es un “paso predecible” que destaca que la guerra no va de acuerdo con el plan del Kremlin.

“Movilización parcial de tropas”, ¿una medida contraproducente?

Si bien el Ejército de Putin es más numeroso que el de Ucrania, la táctica de Putin tiene un fuerte elemento de riesgo: podría resultar contraproducente, al hacer que la guerra que ordenó el pasado 24 de febrero sea impopular en su país y dañar su propia reputación, además de que expone las deficiencias militares subyacentes de Rusia.

El analista político ruso Dmitry Oreshkin indicó que el anuncio de Putin olía a “un acto de desesperación” y dijo que los rusos resistirán la movilización a través del “sabotaje pasivo”.

Con la movilización de reservistas, el conflicto en suelo ucraniano ahora entrará en el hogar de muchas familias de Rusia.

“La gente evadirá esta movilización de todas las formas posibles, sobornará para salir de esta movilización, abandonará el país”, dijo Oreshkin, quien describió la medida como “un gran golpe personal para los ciudadanos rusos, quienes hasta hace poco participaron en las hostilidades con placer, sentados en sus sofás, viendo televisión. Y ahora la guerra ha llegado a su hogar”.

Poco después del discurso del presidente, los medios rusos informaron un fuerte aumento en la demanda de boletos de avión hacia el extranjero, en medio de una aparente lucha por salir del país a pesar de los precios exorbitantes de los vuelos.

El jefe del comité de Defensa de la Duma, Andrei Kartapolov, aseveró que no habría restricciones adicionales para que los reservistas abandonen el país en función de esta movilización, según reportó la prensa local. Kartapolov agregó que quería “calmar” a la gente sobre la movilización.

En el terreno militar, hay quienes señalan que es poco probable que la movilización traiga consecuencias en el campo de batalla, debido a la falta de instalaciones y equipos de entrenamiento.

El secretario de Defensa británico, Ben Wallace, se hizo eco de esa evaluación y describió la medida de Putin como “una admisión de que su invasión está fracasando”.

Sergii Nikiforov, un portavoz del presidente ucraniano, Volodímir Zelenski, calificó la medida como una “gran tragedia” para el pueblo ruso. Sostuvo que los reclutas enviados al frente en Ucrania enfrentarían un destino similar al de las tropas rusas mal preparadas que fueron rebatidas en un intento por tomar Kiev, en los primeros días del conflicto.

Putin amenaza con su arsenal nuclear

En su discurso, que fue mucho más breve que los anteriores sobre la guerra en el vecino país, Putin acusó a Occidente de participar en un "chantaje nuclear". El mandatario citó supuestas "declaraciones de algunos representantes de alto rango de los principales Estados de la OTAN sobre la posibilidad de utilizar armas nucleares de destrucción masiva contra Rusia”.

Putin advirtió que su nación cuenta con un arsenal nuclear incluso mayor al de los países miembros de la alianza político-militar liderada por Estados Unidos, que no dudaría en utilizar. “No estoy mintiendo”, dijo.

“A quienes se permiten tales declaraciones respecto a Rusia, quiero recordarles que nuestro país también cuenta con diversos medios de destrucción, y por componentes separados y más modernos que los de los países de la OTAN y cuando la integridad territorial de nuestro país está amenazada, para proteger a Rusia y a nuestro pueblo, sin duda utilizaremos todos los medios a nuestra disposición”, remarcó el líder del Kremlin.

Ante las amenazas, el ministro de Defensa de Lituania, Arvydas Anušauskas, señaló que su país debe poner su fuerza de reacción rápida en alerta máxima, ya que la movilización también ocurrirá en su frontera con el enclave ruso de Kaliningrado.

Por su parte, el ministro de Relaciones Exteriores de Letonia, Edgars Rinkēvičs, informó que su Gobierno no ofrecerá refugio a ningún ruso que huya de la movilización de tropas de Moscú.

El presidente ruso anuncia su respaldo a los referendos para anexar territorios ucranianos

La adjudicación de pueblos y ciudades ucranianas mediante referendos de anexión es otra de las tácticas con las que el Kremlin espera alcanzar sus objetivos de ocupación.

En su esperada intervención, Vladimir Putin también señaló que su Gobierno daría todo su apoyo a las consultas anunciadas para este fin de semana en Lugansk, Donetsk, en el este de Ucrania, y Jerson y Zaporizhia, en el sur, para unirse al territorio ruso.

“No tenemos el derecho moral de entregar a personas cercanas a nosotros a los verdugos para que sean despedazadas. No podemos dejar de responder a su deseo sincero de determinar sus propias vidas (…) No quieren vivir bajo el yugo del régimen neonazi", dijo Putin al justificar su decisión.

Sus declaraciones se produjeron después de que el martes 20 de septiembre, los separatistas respaldados por Moscú en esas regiones anunciaran los referendos, programados del 23 al 27 de septiembre.

Una medida que prepararía el escenario para que Moscú intensifique la guerra tras los éxitos de Ucrania.

Ante los anuncios de Putin, la Unión Europea (UE) advirtió que habrá “consecuencias de nuestra parte”.

"Los Estados miembros de la UE ya celebraron una reunión de coordinación en la que se discutió en términos de una respuesta de la UE a la continuación de la guerra de agresión contra Ucrania (…) Esto incluye todos los aspectos de la agresión, los crímenes que se han cometido, los referendos, los descubrimientos de lugares de enterramiento masivo", señaló en una rueda de prensa, el portavoz de la Comisión Europea, Peter Stano.

Putin lanza nuevos esfuerzos por recuperar el impulso perdido en el conflicto contra su exaliado en la desaparecida Unión Soviética, mientras se enfrenta a la reticencia dentro de su propio país. El movimiento de oposición Vesna convocó protestas en distintas ciudades este miércoles.

Con Reuters, AP y EFE