La última comisión de los bancos: adiós a retirar dinero gratis en ventanilla

Jaime Quirós
·4 min de lectura

El debate sobre el futuro del dinero en efectivo resurge tras la crisis sanitaria derivada de la pandemia de Covid-19. Para el metálico, el siglo XXI es cada vez más la crónica de una muerte anunciada, el final ineludible que pronostica la progresiva digitalización económica y que el coronavirus acelera. Y es que la higiene constante que requiere la situación actual es incompatible con el intercambio físico de billetes y monedas, que pasan por demasiadas manos. Las medidas de distanciamiento social disparan las compras por internet y, por tanto, el pago online, y el Gobierno anuncia medidas para eliminar el efectivo gradualmente.

Pero no solo el continuo devenir de los tiempos y el progreso vertiginoso de la era digital ponen en jaque al dinero contante y sonante. Ahora los bancos cobrarán comisión por retirar dinero en efectivo en las ventanillas, un servicio que hasta hace poco era gratuito.

Euros bills of different values. A euro bill of one hundred. Cash money background. Real banknotes hundred. Good earnings. Issuing the salary. Credit percent
Santander, BBVA y CaixaBank aplican hasta 3,5 euros a los clientes por retirar efectivo en sus ventanillas. Foto: Getty Creative.

En un momento en el que la banca está cobrando cada vez por más servicios, ya son varias entidades las que han aplicado en los últimos meses el cobro a los clientes por retirar dinero de las ventanillas de sus sucursales en vez de usar los cajeros automáticos. BBVA ha sido último en incorporar esta medida. Desde inicios de este mes informa a sus clientes de que a partir del 1 de enero cobrará una comisión de 2 euros a aquellos usuarios que quieran retirar efectivo de su cuenta corriente en caja. La única manera de evitar este importe es que el cliente realice la operación en los cajeros automáticos del grupo financiero o que la cantidad que quiera sacar en ventanilla sea superior a los 2.000 euros.

El BBVA sigue así la senda ya iniciada por otras entidades españolas como el Santander o CaixaBank. El grupo cántabro cobra desde abril un mínimo de 3,5 euros o el 4,5% del importe que se retire desde la ventanilla de sus sucursales. Por su parte, CaixaBank es más laxa a la hora de imponer comisiones y cobra 2 euros por el uso de la ventanilla, siempre que la transacción se pueda hacer a través del cajero o por Internet y el cliente ya haya utilizado el servicio de caja cinco veces en el mes.

Una nueva tendencia en la banca

La decisión tomada por estas tres entidades podría ser el punto de partida hacia una nueva tendencia. El resto de bancos que operan en España podría sumarse a la decisión de aplicar comisiones progresivamente a la retirada de efectivo en caja, especialmente en un contexto en el que la banca es cada vez más exigente con sus clientes.

Todo parece indicar que, a la larga, la retirada de efectivo en la ventanilla de los bancos desaparecerá. Pero por ahora, esta decisión puede ser discriminatoria y suponer un riesgo de exclusión para las personas mayores o con discapacidad, a las que extraer dinero de un cajero les puede suponer una gran dificultad. De hecho, la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) se ha pronunciado en contra de la medida del BBVA por considerarla "injusta" y ha anunciado que realizará una consulta al Banco de España para que determine la pertinencia de esta práctica.

Un mal momento para la banca... que se traslada al cliente

La banca está endureciendo las condiciones a los clientes a través de mayores vinculaciones, si quieren disfrutar del famoso reclamo de "cero comisiones". El nuevo Programa Adiós Comisiones de BBVA, que entrará en vigor a partir del 15 de diciembre, aumenta los requisitos para disfrutar gratis de todos los servicios. CaixaBank y Sabadell también han puesto en marcha recientemente nuevas estrategias para exigir a sus clientes más vinculación. Por su parte, Bankia cobra desde el 23 de febrero 14 euros al mes y 28 euros de cuota anual a los clientes que no tienen domiciliada la nómina o es inferior a 700 euros, y el Sabadell ya elevó los requisitos el año pasado.

Los bancos establecen cada vez más comisiones a los clientes para ganar facturación como alternativa a los bajos ingresos por intereses que reciben ante el prolongado escenario de tipos bajos. Además, esta decisión puede ser una forma de desincentivar el que los clientes acudan a las sucursales y evitar así contagios.

Las oficinas bancarias, tal y como las conocemos, y sobre todo su atención al público y funciones más rudimentarias serán sustituidas progresivamente por servicios tecnológicos. Está claro que no desaparecerán del todo, pero tampoco serán lo que eran. Mantendrán asistencias cada vez más especializadas y discriminarán entre clientes con alta vinculación y ‘resto’.

También de interés:

VIDEO | Bankia gana 180 millones, un 69 % menos, tras dotar 465 millones

Laotracaradelamoneda

IDNet Noticias