El pujante nacionalismo serbio genera inquietud en los países vecinos

·1 min de lectura

Serbia y la república Srpska de Bosnia han celebrado este miércoles al unísono "el día de la unidad serbia", acentuando la preocupación de los países de la región ante el creciente nacionalismo serbio.

Esta fiesta, creada el año pasado, busca reforzar el sentimiento de unidad nacional. Todos los serbios han sido invitados a colgar la bandera de sus ventanas, mientras en Belgrado las Fuerzas Armadas hacían gala de su nuevo armamento.

"Insto a todo el mundo a que venga a ver cómo es su Ejército y comprobar cuanto ha progresado Serbia en los últimos años", decía el presidente Aleksandar Vučić.

También este miércoles, el Parlamento de Serbia y el de la república Srpska de Bosnia han aprobado al unísono leyes para promover el uso del alfabeto cirílico en empresas públicas y privadas.

Los esfuerzos de Belgrado por impulsar la identidad nacional suscitan alarma en la volátil región de los Balcanes, que rememora con horror las consecuencias que tuvo en los 90 el sueño de la 'Gran Serbia' de Slobodan Milosevic. Países como Montenegro o Bosnia, con importantes comunidades serbias, temen que esto genere inestabilidad.

También abre interrogantes sobre la vocación europea de los actuales dirigentes de Belgrado, donde el lunes pasado estuvo la cancillera alemana, Angela Merkel, para promover la adhesión del país a la Unión Europea.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente