Puigdemont no ve "beneficio político" si con el nuevo delito de sedición se puede juzgar el procés

Carles Puigdemont en una imagen reciente. (Photo: Thierry Monasse via Getty Images)
Carles Puigdemont en una imagen reciente. (Photo: Thierry Monasse via Getty Images)

Carles Puigdemont en una imagen reciente. (Photo: Thierry Monasse via Getty Images)

El expresident Carles Puigdemont ha advertido en su cuenta de Twitter de que el anuncio del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, sobre la reforma del delito de sedición puede ser un “truco”, en el que no habría “beneficio político” para los independentistas aunque se redujesen las penas de prisión.

Así ha reaccionado después de que Sánchez haya anunciado la presentación de forma inmediata en el Congreso de una proposición de ley para reemplazar el delito de sedición por otro delito de “desórdenes públicos agravados” y con penas más bajas.

En un hilo de mensajes en Twitter, Puigdemont ha remarcado que tanto Sánchez como la vicepresidenta del Gobierno Yolanda Díaz hablan de “reformar el delito de sedición”, lo que “no es lo mismo” que “vende” ERC.

“El delito no se deroga: se le cambia el nombre y se anuncia una rebaja de penas. Alerta”, ha avisado el ex presidente catalán, que primero querrá “leer muy bien la letra pequeña y la letra grande” de esta reforma porque “los ‘anuncios Sánchez’ nunca son aquello que parecen”.

Sánchez, ha denunciado Puigdemont, “es un maestro en el arte del engaño, pero ya le conocemos los trucos y hemos de tomar todas las precauciones”.
Para argumentar su escepticismo, ha explicado que “si te condenan a prisión por organizar y convocar un referéndum de independencia, tanto da si son 15 años de cárcel o cinco: están criminalizando un derecho. El beneficio individual (pasar menos tiempo en prisión) no desemboca en un beneficio político. No se desjudicializaría nada”.

Los líderes independentistas que cumplieron cerca de cuatro años de cárcel por el referéndum unilateral del 1-O “ahora podrían ser condenados igualmente”, aunque a penas “más cortas”, de manera que “la judicialización del conflicto permanecería intacta”.

“Menos años de prisión no quiere decir menos juicios ni menos causas. Quiere decir solo menos tiempo en prisión”, ha recalcado.

Si los hechos de octubre de 2017 dejan de ser un caso de sedición y pasan a ser un caso de desórdenes públicos agravados, “no sé ver dónde está el beneficio político”, ha apuntado.

“Sí, hay una gran diferencia entre pasar 15 años en prisión o pasar cinco. Pero políticamente estaríamos allí mismo. Veremos”, ha concluido.

Este artículo apareció originalmente en El HuffPost y ha sido actualizado.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR...