Ya hay lío con la mansión de Puigdemont en Waterloo: ahora se replantea mudarse después de haberse filtrado a la prensa

Puigdemont se replantea mudarse a una mansión en Waterloo después de que se ha filtrado a la prensa

El expresident de la Generalitat tenía pensado cambiarse de casa. Puigdemont había decidido abandonar su vida en Bruselas, pero no lo hacía para volver a España, sino para trasladarse a Waterloo, también en Bélgica. En mitad de un tenso debate sobre si puede ser o no investido president de la Generalitat de forma telemática (algo que el Constitucional ya ha dejado claro que no es posible), parece que el político de Junts per Catalunya se está preparando para quedarse en el país centroeuropeo por una larga temporada. Sin embargo, la filtración ha provocado que el líder catalán se plantee dar marcha atrás en su decisión.

La noticia la adelantaba el prestigioso periódico L’Echo que daba diversos detalles sobre cómo iba a ser su nuevo hogar. Se trata de una villa de estilo francés de 550 metros cuadrados que cuenta con seis habitaciones, tres salas de baño con sauna, cocina equipada, garaje para cuatro coches y terraza de 100 metros cuadrados que da a un amplio jardín. El precio por el alquiler de esta lujosa mansión es de 4.400 euros mensuales, aunque no se especificaba cómo se iba a pagar la vivienda, es decir si se iba a hacer cargo de los gastos el propio Puigdemont o su partido.

Sin embargo, La Vanguardia adelanta que la operación se puede ir al traste tras aparecer en los medios. El medio catalán ha hablado con el periodista autor de la información, Philippe Coulée, que les ha confirmado que la agencia que gestiona la mansión, Immo Dussart, había recibido una llamada del entorno de Puigdemont quejándose y diciendo que se estaban replanteando el alquiler. Está por ver qué termina ocurriendo finalmente.

Waterloo es un municipio para gente de alto poder adquisitivo que se encuentra a apenas media hora de la capital comunitaria, ya en la zona francófona de Valonia. Hasta ahora el expresident había estado viviendo a medio camino entre varios hoteles de Bruselas y una casa en Sint Pauwels, Flandes.

Se esperaba que fuese en esta última población en la que se empadronara Puigdemont tras cumplir tres meses viviendo en Bélgica, sin embargo finalmente parece que no va a ser así. Los medios locales creen que en su decisión pesa que el líder de Junts per Catalunya no habla neerlandés, pero sí francés, por lo que es más lógico que opte por Valonia.

En Waterloo suele vivir gente pudiente (Wikimedia Commons).

El contrato de alquiler lo firmó el empresario Josep María Matamala, amigo personal del político catalán que le ha acompañado en estos tres meses en Bélgica. Además, también viajó con él a Dinamarca. Si finalmente se queda en esta vivienda, Puigdemont podría recibir cómodamente tanto a su mujer como a sus hijas, que le han estado visitando regularmente desde que decidió marcharse de España. También recibir con mucha más intimidad a otros políticos.

En lo que respecto a los otros cuatro exconsejeros también huidos, los medios belgas no descartan que terminen mudándose a Waterloo, aunque todavía no hay confirmación oficial. Resulta curioso que Puigdemont opte por vivir en la misma localidad en la que Napoleón fue derrotado, ¿será profético?

Como era de esperar este posible cambio de casa ha dado mucho juego en las redes sociales y los internautas se lo han tomado con mucho humor…