Puigdemont quiere ser diputado, pero desde el exilio

Carles Puigdemont (dcha.) en el Pleno del Parlament que votó por la independencia de Cataluña. (AP Photo/Manu Fernandez)

Carles Puigdemont no tiene previsto volver de Bruselas. Desde que el pasado 29 de octubre saliera de su casa oculto en el maletero de su mujer para, después de varios cambios de coche, cruzar la frontera en un Skoda Octavia con los cristales tintados, el expresident cesado ha mostrado hasta ahora su rechazo a volver a Madrid hasta entrado el 2018.

Sin embargo en esas declaraciones realizadas hasta la fecha se desliza su intención de ser diputado del Parlament en la próxima legislatura independientemente del resultado de JuntsxCat en los comicios del próximo 21D.Puedo ser diputado desde Bruselas, pero para ser presidente tengo que ir a la sesión de investidura y seguramente no podré ir”, ha reconocido en las recientes entrevistas concedidas a medios de comunicación variados de Cataluña, Francia o Israel.

Siendo diputado tiene d”erecho a participar activamente en todas las sesiones”, incluyendo la emisión del voto. La votación telemática está aprobada en diferentes Cámaras autonómicas de España en las que, cualquier señoría en poder de su acta de diputado, puede participar en las votaciones sin hacer acto de presencia. Pero con matices, que ahora veremos.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Dando por hecho que, aún no ganando las elecciones, JuntsxCat sacará al menos un diputado, ese escaño sería para el expresident. Sin embargo esto no sería oficial hasta que el exalcalde de Girona recogiera su acta. En la mayoría de Cámaras se trata de un proceso a realizar en persona. Pero resulta que en el Parlament no es así. En su reglamento, concretamente en el Capítulo IV, artículo 23 punto 1 se señala:

El diputado proclamado electo accede al pleno ejercicio de la condición de parlamentario una vez cumplidos los dos requisitos siguientes.

a) Presentar al Registro General del Parlamento la credencial expedida por el órgano correspondiente de la Administración electoral y prometer o jurar respetar la Constitución española y el Estatuto de autonomía de Cataluña.
b) Presentar las declaraciones de actividades y de bienes que especifica el artículo 19.

Es decir, que como señala El Confidencial, la fórmula elegida por Puigdemont incluye hacer el juramento de la Constitución y el Estatuto de Autonomía por escrito. Se trata de una especie de vacío legal por el que nadie ha navegado hasta la fecha, pero que está ahí.

A partir de ahí Puigdemont debería delegar su voto ya que el Parlament permite el voto telemático a los diputados en situación de baja por maternidad o larga enfermedad. Es decir, votará, pero a través de un delegado elegido por él. ¿Puede hacerlo? De nuevo hay que hablar de territorios inexcrutados antes, por lo que no queda claro. “El autoexilio en el extranjero para no comparecer ante los tribunales españoles no se contempla literalmente entre la casuística que permite la delegación”. Pero tampoco como causa denegada.

El motivo de todo este lío es la de seguir apareciendo como un mártir del sistema y, conviene no olvidarlo, mantener la inmunidad. La posesión del acta de diputado del Parlament garantiza, como reza el artículo 22, un gran privilegio que le permite evitar el procedimiento legalmente previsto para cualquier otro ciudadano.


Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente