En las puertas del Supremo: periodistas ansiosos, 'al trullo' y los paseíllos de Abascal y Torra

Antonio Ruiz Valdivia
Concentración a las afueras del Supremo.

La plaza Villa de París, reducto neoclásico del Madrid burgués, afrancesada, con balcones exquisitos... Y este martes se ha convertido en un plató frío, extremadamente vigilado por la policía y copado por centenares de periodistas ansiosos y cámaras.

Arranca el juicio más importante de nuestra democracia: la causa del procés. El Tribunal Supremo tiene por delante la tarea de decidir si los líderes independentistas cometieron el delito de rebelión. Buena parte de la historia de nuestro país pasará por la histórica sentencia que se dictará a lo largo de estos meses.

A las 10 de la mañana comenzaba oficialmente el juicio. Pero desde primeras horas de la mañana los helicópteros sobrevolaban la zona. 600 periodistas de más de 170 medios nacionales e internacionales y una larga cola además en el lateral en la calle General Castaños de público que quería asistir: algunos gritaban 'viva España' y otros grupos eran de estudiantes de Derecho. "Es un juicio histórico", decían unas jóvenes que cursan Derecho en la Universidad Rey Juan Carlos.

Los protagonistas: los doces líderes independentistas acusados que se sientan en el banquillo. Trasladados la semana pasada desde las cárceles catalanas, han llegado a primera hora en furgones de la Guardia Civil, que han accedido directamente al parking para que no hubiera imágenes hasta su aparición en la sala.

Sí han llegado a pie los únicos tres que están en libertad provisional: los exconsellers Meritxell Borràs, Carles Mundó y Santi Vila. El segundo ha sido recibido al grito de "golpistas", "al trullo", 'Viva España"... Una exaltada señora con buen abrigo que estaba en la cola se ha desatado ante el exconseller de Justicia con esos gritos y diciendo: ¡Que luego me digan fascista!

Un grito de 'fascista' se ha escuchado al llegar el presidente de la Generalitat, Quim Torra. Ha accedido por la puerta principal y no ha querido dirigirse a la prensa. Minutos antes había estado en la cercana...

Sigue leyendo en El HuffPost