La extraordinaria obra de ingeniería que conecta Suecia y Dinamarca a través del mar

Suecia y Dinamarca estaban separadas históricamente por el mar Báltico, pero desde el año 2000 estos dos países se encuentran unidos por una de las obras de ingeniería más fascinantes del mundo, el puente-túnel de Oresund.

Como su propio nombre indica, esta construcción se trata de un híbrido mitad puente y mitad túnel que une, a través del estrecho de Oresund, la brecha de 16 kilómetros que separa la capital de Dinamarca, Copenhague, con la ciudad sueca de Malmoe. Cuenta con dos líneas de tren y cuatro carriles de carretera.

Los gobiernos de Suecia y Dinamarca acordaron su construcción, que comenzó en 1991 y se tardó nueve años en finalizar. Haber hecho solo un túnel hubiera resultado demasiado caro y levantar únicamente un puente hubiera supuesto un problema para los numerosos barcos que cruzan el estrecho de Oresund y los aviones que sobrevuelan el Aeropuerto de Copenhague-Kastru, así que la solución fue que la obra fuera en algunos tramos sobre la superficie y en otros por debajo del mar. El resultado fue una maravilla de la ingeniería.

Más historias que te pueden interesar: